Los graffitis de Dana Pink

Pintura con identidad.

Dana Pink es una graffitera que representa a nuestro género a través de sus dibujos en la calle. Se ha hecho un camino en un mundo masculino a través de las pinturas y hoy ya lleva once años decorando nuestros barrios.

Comenzó con su hermano y unos amigos porque desde pequeña le interesó el arte, el dibujo y la pintura. “Como pasaba las tardes pasaba las tardes junto a mi madre (abuelita materna) que pintaba maravillosas telas con flores, creo que ella fue la primera máxima inspiración ,luego comenceéa ver el movimiento en las calles”, dice esta artista de 25 años y con ocho meses de embarazo.

¿Es un terreno más masculino?

Al principio sí, y mucho, pero creo que las mujeres hoy en día nos hemos ganado el respeto de los hombres, ya que nuestro trabajo es tan bueno y respetado como el de ellos. Ahora hay demasiadas mujeres en chile y el mundo haciendo trabajos muy buenos y son muy respetadas y reconocidas.

¿Cómo te quedas con una pared?

Es relativo, a veces se pinta con permiso del dueño del muro y muchas veces se pinta de manera ilegal especialmente cuando se interviene en lugares abandonados o más marginales. Creo que todos los escritores de graffiti hemos pasado por eso alguna vez por una pelea: cuando pintas un muro y luego viene otro y tapa tu trabajo. Es importante respetar porque el muro te lo ganas y siempre hacer algo mejor, pero lo más importante es respetar solo así seras respetado.

Estudió párvulo y trabajó en eso un tiempo. “Me encanta trabajar con niños, ellos te entregan demasiadas cosas lindas, de hecho mis trabajos son muy infantiles y están muy enfocados en la dulzura, sencillez e inocencia de ellos. Ahora sólo me encuentro trabajando en casa con mis proyectos personales siempre relacionados con la pintura.

Pinta con máscara, por su embarazo. Y los últimos meses dejó el graffiti, por los solventes, y se ha dedicado a pintar telas para no desgastarse tanto.

¿En qué barrios están tus trabajos?

En santiago puedes encontrar muchos de mis trabajos en Recoleta, que fue el barrio donde comence pintando con mi compañera de crew (grupo), Naska. Y en barrio Bellavista, avenida Santa Rosa también porque ahí vive mi marido (también pintor) quien més bien compartía sus muros conmigo. En Valparaíso también tengo muchos trabajos porque cada vez que puedo viajo, es un lugar increíble y lleno de magia. Y en 2008 tuve la suerte de viajar a Argentina y Brasil a pintar y compartir mis trabajos con gente de esos bellos lugares.

Su graffitero favorito en Chile es Pablo Aravena de AISLAP. “Él logra encantar a multitudes con su pintura”, dice Dana. Esta artista que hace pintura principalmente femenina, se inspira en pensamientos positivos y el amor y le gusta darle el toque de mujer a sus trabajos a través de las letras o en las muñecas que pinta.