¡El amor triunfó!

Finalmente, España se coronó ganador por primera vez de la copa mundial de fútbol. En la celebración pasó de todo pero definitivamente lo más revelador fue el arrebato del capitán de la selección ibérica Iker Casillas que después de salir de la cancha fue interceptado por su novia Sara Carbonero para captar alguna declaración. Obviamente, en ese momento era evidente que estaba contento así que el arquero no halló nada mejor que festejar con un romántico beso en vivo que según ABC.es: “En muchas casas y bares, los espectadores soltaron un grito parecido al del gol”.

Después de los comentarios en contra y a favor de la pareja, finalmente el amor fue más fuerte que los malos dichos. Pero si España no fuera el campeón mundial, ¿sería para los machistas Sara la culpable?