logo
Ejercicios / Agencias5 maneras en las que una bebida alcohólica puede afectar tu rutina de ejercicios
Wellness 23/02/2021

5 maneras en las que una bebida alcohólica puede afectar tu rutina de ejercicios

Si estás acostumbrada a hacer tu rutina de ejercicios cada mañana, entonces aléjate de esa bebida alcohólica por la noche.

Aunque tomar una bebida alcohólica no es lo que solía ser antes de la pandemia, aún puede ser divertido tomarse una cerveza en la compañía virtual de amigos. Pero incluso esa sola cerveza (o la bebida que elijas) puede comprometer tu cuerpo mucho después, por lo que puede afectar tu rutina de ejercicios para el día siguiente.

Si alguna vez ha lidiado con una resaca, sabes que beber conlleva una serie de efectos secundarios. El alcohol puede deshidratarte, afectar tu tiempo de reacción e interferir con el buen sueño, según indican los expertos. Todo eso puede estropear tu sesión de sudor al día siguiente.

Estos efectos secundarios aún se aplican incluso si solo tomas una bebida alcohólica. Desde los niveles de hidratación hasta la coordinación, aquí está la verdad sobre cómo ese poco de alcohol puede afectar tu capacidad para desempeñarte durante tu entrenamiento.

Efectos de una bebida alcohólica en la rutina de ejercicios

Te deshidrata

El alcohol es un diurético que te hace orinar más y absorber menos agua en tu cuerpo, lo cual es una receta para la deshidratación, dice la entrenadora de salud Debra Swan. Esto puede causar temblores, mareos, calambres musculares y confusión mental, todo lo cual puede interferir con tu capacidad para seguir con tu día, y por supuesto, llevar a cabo tu rutina de ejercicios.

rutina de ejercicios
Unsplash

Agrega a eso el sudor que pierdes durante el ejercicio, y realmente podrás comenzar a sentir los efectos de esa bebida alcohólica que tomaste anoche.

Reduce la fuerza y aumenta la fatiga

Cuando estás deshidratada, tu rendimiento también se verá afectado debido a la disminución del flujo sanguíneo a tus músculos, según la doctora Gretchen San Miguel. Esto significa menos fuerza y más agotamiento, ya que tus músculos no están recibiendo el oxígeno y los nutrientes que necesitan para impulsarte durante tu rutina de ejercicios. 

Y como es posible que no tengas los líquidos adicionales para eliminar el ácido láctico (debido a la deshidratación), este puede permanecer en tus músculos por más tiempo y causar fatiga y calambres, según reseña el portal Bustle.

Disminuye la coordinación

¿Alguna vez has tenido un caso de tropiezos cuando estás bajo la influencia de una bebida alcohólica? Eso es porque sus componentes pueden reducir la capacidad de tu sistema nervioso para comunicarse con tu cerebro, dice San Miguel, lo que puede provocar problemas de coordinación, equilibrio y reacción, lo cual no es precisamente lo más adecuado para una rutina de ejercicios.

“Esos efectos persistirán hasta que proceses por completo esa bebida, lo que puede tardar hasta 24 horas”, dice la doctora. Y cuando tu sistema nervioso no está en plena forma, tus habilidades motoras reciben el impacto.

Te priva del sueño

Pese a las creencias populares, tomar alcohol no te ayuda a dormir bien ya que tu cuerpo está ocupado procesándolo, dice la dietista Lisa Moskovitz. “Beber incluso un poco antes de acostarse puede alterar la calidad del sueño al interferir con el ciclo REM, que es necesario para un descanso adecuado”. 

rutina de ejercicios
La falta de sueño te quieta la energía diaria

Despertarse por la mañana después de una noche de mal sueño no te pone de humor para hacer ejercicio, añade Swan. Después de todo, ¿cuándo fue la última vez que quisiste ir al gimnasio mientras te recuperabas de una resaca?

Afecta tu recuperación

Además de hacerte sentir exhausta, dormir mal también puede afectar la capacidad de tus músculos para recuperarse de la actividad, dice San Miguel. Cuando duermes, tu cuerpo libera una hormona del crecimiento que ayuda a curar los músculos adoloridos. Pero dar vueltas y vueltas toda la noche mientras procesas una bebida alcohólica disminuye ese nivel hormonal. 

“Eso disminuye tu capacidad para reparar los músculos durante tu rutina de ejercicios del día siguiente y para desarrollar los músculos cansados de entrenamientos anteriores”. En otras palabras: tu cuerpo no estará tan bien preparado para funcionar en tu próxima sesión de sudor.

Más de este tema:

Cómo hacer ejercicios para fortalecer los abdominales

Cómo conseguir muslos gruesos con ejercicios en casa

Te recomendamos en video