Las mujeres que han perdido un ser querido son almas más fuertes y resilientes

Cada quien vive el duelo a su manera pero si alguna lección deja la muerte de un ser querido es a ser más fuertes

Cuando pierdes a un ser querido, especialmente cuando se trata de alguien cercano, tu realidad cambia de muchas formas. Independientemente de lo que creas, perder a alguien un impacto significativo que te puede empujar hacia la desesperanza.

El duelo es un proceso que no sigue un patrón. Cada quien lo vive a su manera pero lo primero que uno entiende es que nada es permanente. 

Desde pequeños aprendemos que las flores se marchitan después de un tiempo y que las personas que nos rodean van envejeciendo hasta morir. Pronto aprendemos que la muertes nos llega a todos sin distinción alguna y que para algunos llega más pronto de lo esperado.

La muerte se convierte en algo más común conforme crecemos, aunque seguimos tratando de encontrarle sentido. Quizá nunca lo hagamos pero algo que aprendemos a ser más resistentes, más resilientes.

nicole kidman

Quienes hemos perdido a alguien muy cercano estamos en la constante búsqueda de sanar. Es un dolor que siempre estará ahí pero que poco a poco irá haciéndose más llevadero. 

La muerte es fea. La muerte es triste. La muerte es odiosa. La muerte es confusa. Nadie está preparado para ello pero una vez que lo vives con alguien cercano, aprendes a ser más fuerte.

Aún cuando a veces puedes sentirte flotando en el abismo, no pierdes de vista que para sanar hay que trabajar en la resiliencia. Todos la tenemos, sólo hay que aferrarnos a ella para mantenernos de pie.

La resiliencia nos vuelve conscientes del momento. Nos planta en el presente y nos ayuda a ver con mayor claridad y profundidad. 

nicole kidman

Cuando eres consciente de ti misma, puedes ser más responsable de tus acciones porque puedes verte en un contexto realista. Esto te ayuda a encontrar soluciones en vez de estancarte, de buscar la forma de sanar en lugar de hacer la herida más grande. 

El dolor es inevitable pero también algo muy extraño. A veces parece haber desaparecido por completo, pero luego un aroma, un sonido o un recuerdo nos hacen sentir como si esa persona estuviese presente.

Con el tiempo, la muerte de un ser querido nos vuelve más realistas. 

Aunque a veces parezca que nos volvemos fríos y demasiado pesimistas, en realidad es parte de la resiliencia que estamos fortaleciendo. Al combatir una situación difícil, ser realista ayuda a abordar posibles soluciones y a tomar decisiones claras y concisas sobre cómo afrontarlo. 

El optimismo también es algo que se debe ir trabajando a la par de ser realistas. No es fácil pero poco a poco uno se va liberando de esa carga.

nicole kidman

Habrá días en los que te sientas triste pero recuerdas respirar profundo y vuelves a lo tuyo pero quizá haya momentos en el que en cuestión de minutos se vuelva más difícil.

Si algo has aprendido es que son los momentos de mayor oscuridad los que te impulsarán a ser más fuerte sin que te des cuenta. Porque sabes que esa persona sigue siendo luz en tu vida y aunque no esté físicamente, su calidez sigue ahí.

Siempre hay espacio para llorar y amar a tu ser querido. Encontrarás una fuerza inesperada ante la pérdida y aunque reconocer y aceptar no siempre es fácil, es sumamente importante. Nunca dejes de pensar en el amor de esa persona.

La muerte es permanente, no puedes volver el tiempo atrás. Puedes creer en la vida después de la muerte y puedes creer en la reencarnación, pero algo más poderoso sucede cuando la imagen de ese ser querido sigue presente en tu día a día a través de sus enseñanzas.

De pronto te vuelves más consciente de la muerte, y poco a poco vuelves a respirar. Con los días, te vas liberando de la pesadez de su ausencia y aprendes a sonreír.

Más de este tema

El poderoso significado de ver un arcoiris tras la pérdida de un ser querido

Amo los colibríes porque me recuerdan a esa persona que ya no está

El significado de recibir la visita de una mariposa en tu casa

Te recomendamos en video