Las mujeres no tenemos por qué ser mamá de nuestra pareja (ni de ningún hombre)

Cuando tu pareja espera que le resuelvas todo, algo está mal

La sociedad pone sobre nosotras muchas expectativas desde antes de que nacemos. Asumen que todas estamos hechas para ser madres y esposas ejemplares, que estamos destinadas a hacer ciertas tareas y a mantener el hogar en orden. Pero si bien las mujeres tenemos"por default" la asombrosa capacidad de criar, no significa que tengamos que cumplir con ello ni tampoco hacernos cargo de todos.

Sí, tenemos el poder de dar vida pero así como hemos aprendido que no es nuestra obligación tener hijos, también tenemos que aprender que no somos mamás de nuestra pareja ni de ningún otro hombre sólo por el hecho de que somos mujeres. 

Con demasiada frecuencia nuestro instinto maternal surge en una relación romántica, y esto puede meternos en serios problemas.

A veces, sin darnos cuenta, terminamos asumiendo el papel de madre o cuidadora del novio en turno o del hombre con el que nos casamos. Esto pasa incluso con nuestros hermanos o amigos.

pareja

Muchas veces lo hombres, también por instinto, se acercan a su pareja esperando una respuesta maternal, incluso terminan eligiendo -de forma inconsciente- a alguien que se parezca a su madre. El llamado "Complejo de Edipo", teoría psicoanalítica de Sigmund Freud, nos habla del deseo y enamoramiento del hijo con la madre el cual sucede de los 3 a los 5 años, de forma inconsciente.

En esa etapa, los niños idealizan a la madre y se vuelven muy posesivos o acaparadores con ella. Si esta situación no se resuelve en la infancia, es decir que se sigue solapando conforme crece, podrían tener problemas con sus relaciones de pareja.

Cuando tu pareja tiene muy vivo este complejo, no logran establecer una relación de pareja madura y equilibrada, donde ambos asumen responsabilidades que los hacen crecer juntos.

A las mujeres nos cuesta mucho trabajo romper con los patrones machistas que la sociedad ha impuesto como el hacer las labores domésticas (desde limpiar la casa hasta lavar la ropa y preparar la cena para que el marido esté bien). De hecho, los expertos han revelado que incluso las mujeres con maridos desempleados, dedican considerablemente más tiempo a las tareas del hogar que estos.

pareja

La idea culturalmente consagrada del sostén de familia masculino y la ama de casa sigue siendo fuerte pero debemos romperla.

Él es tu socio, no tu hijo ni un niño pequeño al que debes proteger. No tienes por qué hacer todo por él, ni resolverle la vida ni pretender que sea como tú.

Cuando un hombre requiere cuidados maternos, no puede darte nada sustancial. Pero debido a que es tu naturaleza instintiva le vas a dar lo que necesite sin esperar recibir nada a cambio. Es entonces cuando la relación se desalinea y pierde más de lo que gana.

A medida de que pase el tiempo, más te acostumbrarás a ser mamá de tu pareja y este seguirá exigiendo algo de ti como un niño que requiere cuidados. Cuando no suceda, se sentirá abandonado y tú culpable. Por si fuera poco, es probable que pierda la atracción hacia ti ya que no sentirá normal tener sexo con alguien que ve como su mamá.

Tratar a tu pareja como si fueses su mamá hará que no se esfuerce por contribuir a la relación de una manera significativa, sino que esperará a que tú des la orden antes de hacer una movida. Incluso esperará a que le enseñes las cosas más simples como cómo hacer las compras o cómo lavar su ropa.

Y en efecto, comenzarás a sentirte frustrada porque estarás con un niño más que con una pareja que te prometa un futuro enriquecedor.

pareja

Más de este tema

Estar divorciada no significa que necesites una nueva pareja para ser feliz

Estos son los tipos de personas que pueden empeorar tu ansiedad

Mientras los hombres son 'solteros codiciados', las mujeres somos 'solteronas'

Te recomendamos en video