Wellness

La presión de las redes sociales por tener una vida perfecta siempre

Las redes sociales han creado una necesidad en alcanzar una perfección irreal

Vivimos en un momento donde los logros de todos se exhiben al público, donde lo que no se publica, «no pasó» y donde todo tiene que verse perfecto. Estamos sedientos de likes, después de todo, es lo que nos hacer sentirnos queridos. Las redes sociales nos han creado la necesidad de vivir a la altura de un modelo cultural de perfección, lo que nos lleva a caer en un gran estrés y ansiedad constantes.

Aunque sucede con todos, las mujeres somos quienes más presión tenemos. Y es que no sólo en el mundo real la sociedad nos exige demasiado con respecto a lo que debemos ser para ser plenas sino que también el mundo de las redes sociales nos tiene sometidas a un sin fin de reglas.

Las mujeres parecemos estar condicionadas a que nadie debe ver nuestras estrías, manchas, cicatrices, arrugas, marcas de acné o rollitos porque son «poco estéticos». De forma inconsciente vivimos con miedo a que se vean demasiado en las fotos que publicamos en Instagram. Pensamos que es más probable que le den «me gusta» a una foto donde nos veamos con un rostro libre de defectos y un cuerpo esbelto. Por supuesto, siempre con un fondo y una pose perfectamente planeados para que sea lo más estético posible. ¡Es demasiada presión tener una vida tan perfecta en redes sociales!

emily in paris
Instagram/ Emily in Paris

Pero una vez que empiezas, no puedes parar. Por ello, quienes tienen un alto estatus en redes, tienen que seguir alimentando su «perfección» para mantenerlo. Aquellos que no lo tienen, siguen alimentando sus redes con la esperanza de que eventualmente se conviertan en alguien poderoso. Es por eso que los creadores de contenido, bueno o malo, se han convertido en gurús de un estilo de vida perfectamente pensado en ser aspiracional.  

Las aspiraciones de los millennials han cambiado y parte de la culpa es de las redes sociales. Una investigación de la consultora Nielsen sobre los “Estilos de vida generacionales” reveló que solo el 22% de estos a nivel global desean tener una casa propia, además de que el 83% ya no piensa en matrimonio y por lo tanto, se redujo el porcentaje de jóvenes que piensan en tener un hijo a 13%. 

De acuerdo con la encuesta, lo que buscan los millennials es mantener una vida saludable. Por ello, no es extraño ver que el 81% de ellos dijera estar dispuesto a pagar más dinero por alimentos que brinden beneficios a su cuerpo así como invertir su tiempo en hacer ejercicio.

La era del perfeccionismo

Vivimos en una era de perfeccionismo donde todos los días estamos sometidos a la presión de tener el cuerpo perfecto, el éxito en nuestras carreras o cualquier otro ámbito.  Las redes sociales ponen expectativas demasiado altas en nosotros mismos, creando un entorno psicológico que es tóxico.

En redes sociales siempre habrá alguien por delante de nosotros de una forma u otra, lo que conduce inevitablemente a la cultura de la comparación pero sin cuestionarnos si lo que vemos es real.

emily in paris
Instagram/ Emily in Paris

La pandemia también le ha dado un giro a la forma en la que interactuamos con otros y cómo nos estamos conectando con el mundo. Estamos más comprometidos con nuestras redes sociales y demostrarle al mundo que estamos bien, aunque por dentro nuestra salud mental esté derrumbándose. Cada vez nos cuesta más trabajo desconectarnos, cada vez queremos pertenecer más, queremos hacer más alarde de nuestros éxitos para convencernos de que «estamos mejor que otros».

Es un hecho que hoy no podemos vivir sin ellas puesto que sí han sido útiles en muchas formas pero ¿queremos vivir en un mundo donde el narcisismo y la obsesión por uno mismo son el centro de nuestra vida o uno en el que utilicemos el potencial del Internet para resolver problemas más importantes?

Más de este tema

Ni tu acné ni tus marcas en la piel definen tu valor

El encierro me enseñó a ser auténtica y dejar de fingir algo que no soy

Es momento de dejar de ver el cabello rizado como algo «anti-estético»

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos