Cuando el estrés y la ansiedad hacen que se te caiga el cabello

El estrés de los últimos meses puede estar causando estragos en tu melena

El estrés se ha convertido en parte de nuestro día a día. las malas noticias, el bombardeo de información en redes sociales, la situación en casa o el trabajo, han puesto a prueba nuestra salud mental lo cual termina por afectarnos físicamente. Una de las situaciones a las que muchas nos hemos enfrentado es a la caída del cabello.

¿Has notado que cada vez que te bañas, la ducha termina llena de cabellos? ¿Quizá te has levantado de la cama y ves rastros de tu melena por toda la almohada?

El cuerpo se adapta a situaciones estresantes y es capaz de regresar a su estado normal cuando es necesario.  La verdadera amenaza del estrés está en cuando se convierte en una constante o es por periodos prolongados que es cuando puedes comenzar a experimentar algunos efectos secundarios muy dañinos, como ansiedad, problemas digestivos, insomnio y hasta la caída del cabello.

TAMBIÉN LEE: ¿Problemas para concilia el sueño? Prueba con posturas de yoga

Cómo el estrés afecta tu cabello

Existen diversas condiciones de pérdida de cabello asociadas con altos niveles de estrés, como tricotilomanía, alopecia areata y efluvio telógeno. Aunque en algunos casos se trata de alteraciones genéticas, es claro que la situación actual ha despuntado nuestros niveles de estrés, lo que puede debilitar nuestro cuero cabelludo.

La tricotilomanía generalmente se desarrolla alrededor de la pubertad y se define como la compulsión de sacar el cabello, las cejas, las pestañas o el cabello del cuero cabelludo. Ésta es una respuesta al estrés, la frustración, la ansiedad y otras emociones incómodas. En cierto sentido, esta condición sirve como un mecanismo de afrontamiento o calma

La tricotilomanía es un trastorno muy complejo por lo que es importante acudir a ayuda para encontrar la mejor solución.

TAMBIÉN LEE: Síntomas que revelan que podrías tener ovario poliquístico y no sabías

La alopecia areata es un trastorno autoinmune en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca los folículos pilosos y provoca la caída del cabello. El estrés puede desencadenar la alopecia areata y la consiguiente pérdida de cabello, pero no termina de ser una causa directa. Como la condición es genética, algunas personas simplemente tienen una predisposición a esta forma de pérdida de cabello.

El efluvio telógeno es una afección en la cual el inmenso estrés hace que una gran cantidad de folículos pilosos entren prematuramente en la fase de reposo en el ciclo de crecimiento del cabello. El cabello afectado puede caerse como resultado de lavarse o cepillarse).

Cómo reducir el estrés en tu vida diaria, en tiempos de crisis

-Trata de evitar los factores estresantes como el ver demasiadas malas noticias. También procura no consumir imágenes violentas antes de dormir. Trata de apegarte a fuentes fidedignas y no te obsesiones con lo que ves en las redes sociales.

-Por cada mala noticia que veas, busca una positiva que te ayude a ver el otro lado de la moneda. Haz tu mejor esfuerzo para comenzar tu día sin pensar en todo lo malo que puede pasar.

-Distrae tu mente haciendo ejercicio, leyendo un libro o haciendo algo que te haga feliz y que te obligue a enfocarte en algo que no sea el caos del mundo exterior. Unos 30 minutos al día pueden ser suficientes para darte un respiro.

Te recomendamos en video