5 cosas que nadie te dice sobre padecer de cólicos fuertes

Los cólicos suelen ser comúnes dentro del ciclo menstrual pero algunas veces pueden ser demasiado intensos

Probablemente estés familiarizada con los cólicos menstruales; esos horribles calambres que sientes al momento de tu período y que parecen no terminar nunca.

Por lo general, se concentran en el abdomen, la espalda o los muslos y se clasifican en leves, moderados y severos.  Pueden aparecer un día o dos antes de que comience el flujo menstrual, aunque también aparecen en la ovulación. A veces pueden causar entumecimiento en las piernas junto con náuseas o vómitos.

La mayoría de las mujeres notan por primera vez los cólicos menstruales alrededor de 6 meses a un año después de tener su primer período. Al principio, pueden ir y venir, y luego suceder en todos o en la mayoría de los ciclos. A pesar de que estés acostumbrada a ellos, es probable que no sean tan normales como crees.

La percepción depende del umbral de color de cada quien

Son pocas las mujeres que no sienten nada. Lo normal es que debe ser un cólico soportable que se da en los 3 primeros días y se puede curar con cuidados caseros como calor o analgésicos. Lo que no es normal es que te incapacite y hagan que te quedes en cama todo el día.

TAMBIÉN LEE: 5 cosas que nadie te dice sobre vivir con ovario poliquístico

Fumar puede empeorarlos

Según Women's Health Concern, fumar nos hace más propensas a tener dolor menstrual, ya que reduce el suministro de oxígeno al área pélvica.

Un estudio en la revista Tobacco Control informó que cuanto más cigarrillos fumes, peor será el dolor.

La falta de sueño te hace más sensible a ellos

Cuando está en tu periodo, tu temperatura corporal aumenta, lo que puede hacer que sientas más calor, incómodo e incapaz de dormir. El efecto desafortunado de esto es que la falta de sueño te hace sentir un dolor más agudo, por lo que tus cólicos regulares se sentirán peor.

La falta de sueño también puede causar períodos más largos, por lo tanto, acuéstate temprano cuando puedas. Haz que dormir sea una prioridad o serás más intolerante al dolor.

TAMBIÉN LEE: Trabajar por la noche puede provocar menopausia prematura

El dispositivo intrauterino (DIU)

Un DIU es un pequeño dispositivo anticonceptivo que se inserta en el útero. Hay diferentes tipos de DIU disponibles, algunos contienen hormonas y otros no. Son seguros para la mayoría de las mujeres, pero ocasionalmente pueden causar efectos secundarios, que incluyen:

-Calambres menstruales severos
-Periodos irregulares
-Sangrado menstrual abundante
-También existe un pequeño riesgo de que el DIU perfore tu útero durante la inserción o que las bacterias entren en tu útero durante la inserción, causando PID. La expulsión es otra posibilidad rara, que es cuando el DIU se mueve fuera de lugar. Todo esto puede causar dolor pélvico intenso.

Pueden advertir algo más grave

Miomas uterinos: Tumoraciones que crecen por fuera del endometrio. Estos se generan de diferentes formas y algunos de ellos pueden causar dolor.  Los síntomas suelen ser muy variables, dependiendo de la localización, el tamaño.

Endometriosis: Ocurre cuando las células del revestimiento de la matriz (útero) crecen en otras zonas del cuerpo como en los ovarios, la vejiga o el intestino. Cada vez que menstruamos no solo se desprende endometrio de la parte interna del útero sino de donde este implantado, provocando dolor. Se requieren varios estudios que orientan al diagnóstico y se requiere cirugía.

Otras patologías que podrían causar un dolor severo son los quistes en los ovarios o polipos dentro del endometrio.

Te recomendamos en video