El síndrome de la "fatiga por crisis" cuando todo alrededor son malas noticias

Tu cuerpo reacciona ante tantos estímulos negativos y violentos

El mundo parece estar atravesando por una de las mayores crisis de los últimos años. Las malas noticias están por doquier y de una u otra forma, termina siendo lo único que consumimos.

Entre la incertidumbre de la pandemia por COVID-19, las agresiones alrededor de las protestas del Black Lives Matter y las tensiones del día a día que cada quien vive, han sido un foco rojo en la salud mental de muchos.

Se ha comenzado a hablar de los efectos que todo esto ha tenido, desde la ansiedad hasta la depresión y el insomnio pero hasta ahora es cuando todo ese agotamiento que provoca las malas noticias, se ha catalogado como una "fatiga por crisis"

TAMBIÉN LEE: Tengo miedo de salir de mi casa, pero quiero retomar mi vida normal

Cuando te enfrentas a una amenaza, tu cuerpo secreta hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, lo que acelera la circulación sanguínea y la respiración. Es una respuesta de lucha o huida que te ayuda a ponerte "a salvo" del peligro.

ansiedad

Pero no necesitas estar físicamente bajo una situación tensa o peligrosa como colgar de un puente a cientos de metros del suelo o tirarte del paracaídas. Basta con la sobreexposición a situaciones que te provocan malestar como lo son las malas noticias o las imágenes violentas.

Es posible que en este momento te sientas perdida, abrumada o demasiado cansada, y eso es perfectamente natural. Los psicólogos lo llaman fatiga de crisis. Tu cuerpo está bien adaptado para manejar el estrés temporal, pero puede verse sobrepasado por las constantes e implacables presiones de este horrible año.

TAMBIÉN LEE: La crisis por COVID-19 ha aumentando los niveles de ansiedad y estrés laboral

Todos los días enfrentamos situaciones estresantes y de alguna manera, nuestro cuerpo se ha acostumbrado a ello sin colapsar. Pero conforme esto aumenta y se acumula, los niveles altos de cortisol causan estragos en el cuerpo, lo que resulta en problemas como ansiedad e insomnio. Mientras más constante sea la tensión, más afecciones tendremos y puede llevarnos a un aumento de peso, presión arterial alta e incluso pérdida ósea. Por ello, no es mentira cuando dicen que el estrés puede matar.

ansiedad

El cerebro humano está configurado para prestar atención a la información que nos asusta o inquieta, un concepto conocido como "sesgo de negatividad", según la psicología. Esto es lo que provoca que validemos más las noticias de impacto negativo y que por ende, terminen afectando nuestras percepción y emociones con mayor fuerza.

¿Cómo contrarrestar esto? 

Elige cómo consumes noticias

No es necesario que elimines todos los medios de comunicación para evitar que te deprimas sino de tomar las decisiones correctas. Lo mejor que puedes hacer es elegir tus fuentes de información y los horarios en los que las consumes. Equilibra las malas noticias con historias inspiradoras de modo que tengas dos caras de la moneda sin ignorar lo que pasa en el mundo. Puedes leer todo lo que está ocurriendo en el país pero después de ello, busca algo que te levante el ánimo como una noticia de un perrito que fue rescatado y ahora es feliz o lo que sea que te recuerde que también hay cosas buenas en el mundo.

Está bien evitar algunas conversaciones

Las noticias, particularmente las grandes que probablemente causen más estrés, inevitablemente se vuelven parte de la conversación en tus redes sociales, chats o reuniones de amigos. Recuerda que está bien elegir no comprometerte a participar en ello si no lo deseas. Si algún tema te resulta estresante, es válido cambiarlo o simplemente decir "prefiero no hablar de esto".

Te recomendamos en video