No te sientas culpable por no poder estar siempre para todos si tú no estás bien

No siempre podremos atender todos los problemas porque a veces estaremos lidiando con los nuestros.

Estamos acostumbrados a que el entretenimiento nos eduque y nos forme. Pasa con más áreas de nuestras vidas de las que nos gustaría admitir, y nos afecta en nuestras relaciones diarias.

Por ejemplo, son los gestos carísimos y súper románticos que sólo pasan en las películas de Hollywood. O aquellos amigos que dejan todas sus vidas para limpiar tus lágrimas, y parece que no tienen nada qué hacer más que ayudarte; esto provoca que se distorsione la forma en la que vemos las relaciones.

alegarte de amigos

La vida real es un poco más complicada, y estos detalles no tan comunes. Pero, lo más importante de esto es saber que la ausencia de éstos no es sinónimo de desinterés o falta de amor.

También lee: Siempre recuerda esto cuando te sientas sola por las personas que más amas

¿Quién tiene el tiempo o dinero para contratar caballos blancos en una carroza, hacer un stop motion en el aeropuerto, o llenar tu casa de rosas rojas? En la realidad son los pequeños detalles diarios los que prueban la fortaleza de una relación, no los grandes gestos.

Amor

Tanto en amistades como en relaciones amorosas o hasta en familia se nos enseña que debemos estar todo el tiempo ahí para ellos. Que ante cualquier llamada, cualquier circunstancia, cualquier silencio extraño nosotros debemos saber qué hacer exactamente para ayudar.

También lee: Las familias disfuncionales son comunes y no tienes por qué avergonzarse

Sin embargo, hay veces que ni siquiera sabemos qué hacer con nuestras vidas, ¿cómo podemos ayudar al otro? No siempre se pueden responder esos gritos de auxilio, porque hay momentos en donde nosotros somos los que también estamos gritando por ayuda. 

tristeza

A veces debemos entender a los que amamos que habrá situaciones en donde no podrán intervenir, y eso está bien. Por mientras, también nosotros debemos tener paciencia con nuestra persona y saber que no podemos estirarnos en mil partes porque terminaremos quebrando.

Para ayudar a otros, necesitamos estar bien. Esto no quiere decir que siempre haya indiferencia, pero sí que habrá momentos en los que debes tener mayor empatía con o otros o contigo mismo.

Te recomendamos en video: