Amores adolescentes

Ese intenso primer amor de la juventud te llena de experiencias y opiniones en el camino al hombre que siempre has querido.

El amor adolescente es muy bonito, no diría que es el mejor de todos o el único (pues generalmente termina en lágrimas y mucho dolor) pero sí puedo asegurar que es el despertar de todos esos sentimientos que nunca habías experimentado, pero que extrañamente siempre sentiste allí.

Sabiendo esto, podrás recordar que ese amor y algunos de los que siguieron estuvieron acompañados de un sentimiento de mucha conquista y mucho esfuerzo porque las cosas salieran bien y aunque en algunos casos sí fue así, la mayoría de estas experiencias no cuentan con un final feliz.

En algunos de los casos, este amor adolescente resulta ser muy intenso porque es el que te posiciona en lugares en lo que no pediste (pero te encanta) estar. Puedes notar como está más acompañado de frustración, lágrimas y tristeza que de alegría y momentos compartidos que sean positivos. Están juntos y se aman mucho pero al mismo tiempo se sienten tan separados que cada cosas que dicen o hacen los lleva a una pelea que puede durar días.

El primer amor es inmaduro, está lleno de edificios por construir y llenos de momentos efímeros que se sienten para siempre y todo esto, todos estos sentimientos que sientes que sólo vives tú y que nadie más puede entender o sentir contigo tienen una razón: es que el cerebro no termina de desarrollarse hasta que cumplimos 21 años, entonces no debe sorprendernos que muchas de nuestras decisiones antes de esta edad no estén acompañadas de entendimiento o siquiera conciencia de las consecuencias.

Recuerdo mucho como de los 16 a los 21 años me topé con una serie de hombres muy maravillosos, pero que por diferentes causas no podíamos ser maravillosos juntos. Me frustraba mucho y me preguntaba por qué las cosas no podían simplemente ser y que principalmente fueran para el beneficio de ambos. Me tranquilizaba un poco ver que con mis amigas o las niñas alrededor mío era la misma situación. Había muchas que sí tenían novio y eran muy felices, pero invariablemente peleaban y esas peleas eran tan intensas como berrinche de niño de cinco años.

Todas estas apasionadas relaciones con personas que te quieren, pero que no te lo demuestran; o con personas que no te quieren, pero no te dejan; o con personas que te aman apasionadamente y por alguna razón las cosas no dejan de salir mal, tienen un propósito que entenderás con el paso del tiempo, te lo aseguro. En estos años, tu vida está llena de edificios por construir, de baches y de situaciones en las que todo el tiempo tú solita te pones todo el tiempo a prueba. Estás creciendo y estás formándote de todas las cosas que quieres y no quieres.

Estás armando tu mundo lleno de las cosas que puedes y vas a ser y para lograr eso tienes que pasar por una serie de decisiones que te van a lastimar mucho, pero que al mismo tiempo te van a hacer sentir intensamente todo. Tienes que salir con muchos niños que no saben lo que buscan y lo que quieren porque tú todavía no sabes lo que buscas y lo que quieres, tienes que salir con ellos y vivir todo esto para que puedas formarte de decisiones, opiniones y experiencias para que eventualmente puedas estar con el hombre que siempre has querido.

Entonces, en pocas palabras, todos estos maravillosos amores tormentosos y llenos de intensidad, están en tu vida porque tú los pusiste ahí y lo hiciste para, eventualmente, poder poner en tu camino al más adecuado de todos.

Foto: FanPop