Frida, el símbolo de la esperanza que lleva más de 30 horas bajo los escombros

Van casi 24 horas de labor de rescate y aún no logran sacarla con vida

La mañana de ayer la esperanza se apoderó de los grupos de rescate que estaban en el colegio Rébsamen esperando señales de vida por parte de los niños que quedaron atrapados en la escuela que colapsó con el sismo de 7.1 grados que sacudió a la Ciudad de México.

Antes de las nueve de la mañana, personal de Ejército y brigadistas escucharon ruido dentro de los escombros, con la ayuda de la tecnología que tienen disponible pudieron confirman que había alguien con vida, la esperanza se volcó sobre ellos y comenzaron a planear el rescate.

“Sabemos de una niña (de la escuela destruida) que nos consta que está viva, y ella nos hace ver que tiene (cerca) a otros niños con vida. Pero a nosotros no nos consta la cantidad. Queremos manejar la información con mucha cautela”, dijo el Almirante a la reportera de Televisa que se encuentra cubriendo la noticia.

A través de las pantallas hemos visto cómo planean sacarla, un hombre que no es ni brigadista ni topo, sólo un héroe anónimo, ha entrado y salido de los escombros gracias a su delgada complexión asegurando que hay personas con vida ahí.

Luego de horas de desesperación, de momentos en los que parece imposible sacar a la niña, ella misma señaló que estaban cerca de ella otros niños, el personal del Ejército pidió que no se especulara por este hecho pues la pequeña puede estar desorbitada.

Tras esa declaración, comenzaron a usar los sensores térmicos que confirmaron hay más personas con vida al interior de los escombros, pero no se puede confirmar la cantidad.

Las teorías conspiradoras opacan este caso

Los que han visto el caos y confusión que se ha vivido desde el momento del sismo saben que no es fácil afrontar esta situación como ésta y que cualquier rastro de vida se convierte en un rayo de esperanza en medio de una cifra de muertos que aumenta, no sólo en la Ciudad de México, también en los otros estados afectados por el terremoto.

Luego de horas de un infructuoso rescate, las teorías que indican que Frida es un invento para ‘distraer’ la atención no se han hecho esperar. Que los padres de la pequeña no aparezcan o que el rescate esté tan complicado que parezca imposible realizarlo luego de horas de trabajo, han levantado las suspicacias en redes sociales.

Esperamos que, tras horas de arduo trabajo de la sociedad, del Ejército y los grupos de rescate, podamos ver a la pequeña y otros niños salir con vida, para recordarle a México que  tal y como lo dice uno de sus dichos más populares ‘la esperanza es lo último que muere’.