"El mapa del tesoro", el juego sexual para experimentar con tu pareja

¿Aburrida de las mismas posiciones de siempre? Este juego promete hacerte olvidar la rutina

Es muy común que de pronto, cuando estás con tu pareja les gana la rutina sexual y al poco tiempo terminan haciendo una y otra vez las mismas posiciones que saben que son "satisfactorias" y dejan de buscar nuevas que sean aún más "ganadoras". Muchas personas terminan en esta situación, convirtiendo el encuentro en algo automático. Lo importante es tener la intención de buscar una salida divertida a esto.

Algo muy sencillo que te puede ayudar a darle un giro a la rutina, son los pequeños detalles  como escribirle un mensaje y decirle TODO lo que quieres hacerle cuando se vean. De entrada, eso cambiará el encuentro pues los mantendrá pensando en la otra persona todo el día y fantaseando con todo eso que harán al llegar al dormitorio.

Lo único que se requiere es un poco de imaginación y voluntad para hacer los cambios por parte ambos, claro.

Por eso, este juego te encantará pues te hará disfrutar al tiempo que descubres y conoces los puntos más sensibles de tu pareja y por supuesto, los tuyos.

Vamos a crear una especie de mapa del tesoro… un mapa sexual con los puntos más álgidos y sensibles de nuestra pareja para que luego ella pueda hacer lo mismo con nosotras.

Primer paso

Busca unas etiquetas adhesivas pequeñas y un marcador para escribir sobre ellas. Sólo necesitamos que quepan números de dos dígitos máximo. Revisa que el pegamento que utilicen no sea muy potente para que no lastime la piel al momento de despegarlo.

Segundo paso

pídele a tu pareja que se acueste desnudo(a) sobre la cama y con los ojos cerrados. Si tienes un antifaz, una corbata o una mascada, las puedes utilizar para vendárselos, de modo que la experiencia se vuelva más intensa. Es importante que tenga los ojos cerrados ya que así, toda su atención estará centrada en las sensaciones y será más fácil identificar qué siente.

Tercer paso

Acaricia, besa, lame, da pequeños pellizcos o chupa diferentes zonas su cuerpo, desde los pezones, los párpados, los lóbulos de las orejas, la cara interna de los muslos, los pies, las corvas hasta la espalda, y el ano. Procuren no enfocarse en los genitales o terminarán antes de que empiece el clímax del juego.

Cuarto paso

Pídele a tu pareja, que por cada lugar que tu estimules, te diga por niveles (1) si casi no siente nada, (2) si empieza a sentir algo más y así hasta llegar al 10 si es que muere de placer por ese lugar que estás tocando. Tu tarea será ir pegando las etiquetas con el número correspondiente en el lugar del cuerpo indicado, de tal forma que al terminar, tendrás completamente localizado todo el cuerpo de tu pareja, como si se tratase de un mapa.

Finalmente, una vez que termines de "geolocalizar" a tu pareja, intercambien roles y repitan cada paso con el otro. ¡Lo importante es que ambos disfruten y se diviertan!