Estos fueron los revolucionarios cambios que dejó Coco Chanel para la moda femenina

A 50 años de su partida, el legado de Coco Chanel aún se siente presente en la moda femenina

Coco Chanel fue una de las modistas más influyentes del siglo XX. Sombrerera de formación, se trasladó más allá de los sombreros para convertirse en una rebelde y pionera en el mundo de la moda femenina, creando un nuevo estilo que liberó a las mujeres de corsés y encajes al ofrecerles camisas de marinero y pantalones, logrando cambios revolucionarios en el mundo fashionista.

Hace poco se cumplieron 50 años de la muerte de Chanel, aunque su legado perdura. Además de revolucionar la forma en que nos vestimos, ayudó a formar un nuevo ideal de lo que podría ser una marca de moda: una fuerza que lo abarca todo y que puede estar presente en cada aspecto de la vida de una mujer, desde el atuendo formal hasta los guardarropas casuales.

Para celebrar su legado, te dejamos 5 importantes innovaciones de estilo de la diseñadora que una vez dijo: "No hago moda. Soy moda".

Pantalones de mujer

Coco Chanel no inventó los pantalones para dama: ya habían entrado en los armarios durante la Primera Guerra Mundial, cuando las mujeres empezaron a aceptar trabajos tradicionalmente realizados por hombres. Pero, sin lugar a dudas, los popularizó para la moda femenina.

A la diseñadora le gustaba usar pantalones y, ya en 1918, comenzó a lucir "pijamas de playa" fluidos mientras estaba de vacaciones en la Riviera francesa. Inspirándose en los cortes rectos y anchos de los pantalones de marinero, dándoles una forma holgada y cómoda, los combinó con camisas de gran tamaño o blusas sin mangas.

Según reseña el portal CNN, la prenda se consideraba atrevida en ese momento, debido a la asociación del pijama con el dormitorio, pero a mediados de la década de 1920 se convirtió en un elemento básico entre las damas adineradas y en un elemento fijo de las colecciones de Chanel.

Tops náuticos

Suéter estilo marinero Suéter estilo marinero - Pinterest

Los marineros y pescadores franceses llevaban blusas bretonas, suéteres a rayas hechos de lana de punto apretado para protegerlos de los elementos, desde el siglo XIX. Chanel, sin embargo, los convirtió en una pieza de moda femenina.

Las piezas a rayas aparecieron en su boutique en el resort de la sociedad de Deauville, Normandía, en la década de 1910. Los reinventó en una pieza similar a los suéteres, les dio bolsillos y los complementó con cinturones gruesos. El look náutico era casual y mucho menos serio que la estética rígida de la época, convirtiéndose rápidamente en un éxito entre las mujeres elegantes tanto dentro como fuera de la playa.

Muy pronto, las rayas bretonas se pudieron encontrar en las páginas de Vogue tanto británica como estadounidense. E incluso hoy, es probable que tengas algunos en tu armario.

Bisutería

Mezclar lo elegante con lo casual es una práctica común en la moda actual. Pero se consideró radical cuando la diseñadora introdujo la bisutería en sus colecciones, convirtiendo algo considerado barato y de mal gusto en un símbolo del estilo moderno. "Una mujer debe mezclar lo falso y lo real", declaró una vez Coco Chanel. "El objetivo de las joyas no es hacer que una mujer parezca rica, sino adornarla; no es lo mismo".

A principios de la década de 1930, colaboró ​​con el joyero italiano Duke Fulco de Verdura para crear lo que se convertiría en sus icónicas mancuernillas de Cruz de Malta, adornadas con piedras semipreciosas multicolores. A finales de esa década, lanzó collares exclusivos hechos de delicadas cadenas colgantes y entrelazados con perlas de imitación y piedras brillantes. Siguieron más cadenas de perlas falsas en capas, usadas con orgullo por la propia Chanel, y nació una tendencia.

El traje Chanel

El traje Chanel cambió las reglas del juego, no solo por la moda femenina, sino también por la liberación del vestuario opresor.

Coco Chanel presentó su primer conjunto de dos piezas en la década de 1920, inspirado en la ropa masculina y deportiva, así como en los trajes de su entonces amante, el duque de Westminster. Deseosa de liberar a las mujeres de los corsés restrictivos y los faldones largos de décadas anteriores, Chanel elaboró ​​una falda delgada y una chaqueta sin cuello, hecha de una tela que entonces se consideraba poco glamorosa.

El traje era moderno, ligeramente masculino en su corte e ideal para la mujer de la posguerra que hace su primera incursión en el mundo empresarial. Su popularidad continuó a lo largo de los años y apareció en las colecciones de la casa Chanel, incluidas las de Karl Lagerfeld.

La bolsa 2.55

Uno de los bolsos más icónicos de todos los tiempos en el mundo de la moda femenina, el modelo 2.55 subvirtió todas las reglas cuando se lanzó en febrero de 1955 (de ahí el nombre). Fue el primer bolso de lujo para mujeres que venía con una correa para el hombro; los modelos anteriores, incluidos los de Coco Chanel, debían llevarse en la mano.

La innovadora modificación ofreció una nueva libertad a las mujeres y transformó la forma en que se diseñaron los bolsos femeninos. Los críticos consideraron grosero el 2.55, pero a los compradores les encantó su practicidad. Y ciertamente era práctico: la correa de cadena se podía doblar y colgar de un hombro, un bolsillo exterior con solapa estaba diseñado para guardar dinero en efectivo y la bolsa central tenía la forma perfecta para el lápiz labial.

El 2.55 también introdujo dos firmas de Chanel: el color burdeos intenso usado en su forro y el acolchado con costuras de diamantes, inspirado en las chaquetas que usan los hombres en las carreras.

Más de este tema:

Cortes de cabello inspirados en Kate Middleton para mujeres elegantes

5 mascarillas efectivas y naturales para oscurecer las canas

Te recomendamos en video