Las irregularidades que han marcado el caso de Diego Santoy, "el Asesino de Cumbres"

Desde 2006 el caso de "El Asesino de Cumbres" sigue causando ruido debido a las inconsistencias que existen. Ahora Diego Santoy Riveroll podría salir libre.

Han pasado 14 años desde que Diego Santoy Riveroll fue declarado culpable del homicidio de Érik  (7 años) y María Fernanda (3 años), hermanos menores de su entonces novia, Érika Peña Coss. El caso fue muy sonado en todo el país y Diego se ganó el apodo de "el Asesino de Cumbres" ya que los hechos ocurrieron en Monte Casino, en Cumbres, uno de los barrios más lujosos de Monterrey.

La historia está llena de irregularidades e inconsistencias ya que tanto Érika como Diego presentaron versiones diferentes, además del testimonio de Asura, otra de las hermanas Peña Coss.

El testimonio de Érika

Diego Santoy y Érika Peña Coss, de entonces 21 años, se conocieron en la fiesta de 15 años de una amiga en común e iniciaron una relación seria. De acuerdo con el testimonio de Erika, decidió terminar con él porque se había vuelto un hombre agresivo, posesivo y celoso. 

El 2 de marzo de 2006 Diego entró a casa de Érika vestido con un pasamontañas y guantes de látex. Una vez dentro, se escabulló hasta la habitación de Erika para intentar convencerla de que reanudar la relación pero comenzaron a discutir. Los niños se despertaron y Diego, en su desesperación, los asesinó.

Antes de huir, Diego intentó ahorcar a su ex pareja y secuestró a la empleada doméstica que se encontraba en la casa. Luego robó un coche para salir del estado, junto a su hermano. Cuatro días después fueron localizados y detenidos en Oaxaca mientras se trasladaban en un autobús con dirección a Guatemala. Los hermanos Santoy fueron asegurados y trasladados de nuevo a Monterrey.

Erika quedó grave por las heridas del estrangulamiento de Diego y cuando se recuperó, declaró que este era el único culpable de haber asesinado a sus dos hermanitos y que había sido una venganza por no haber aceptado regresar con él.

diego santoy

La versión de Diego

Diego no negó culpabilidad pero aseguró que Érika también era responsable de la muerte de los niños. Afirmó que ella había matado a sus hermanitos porque los odiaba y que él la ayudó por presión de ella. 

Según la versión de Diego, Érik se levantó porque había mojado la cama y Érika en su desesperación, lo golpeó, dejándolo inconsciente. Luego le pasó un cuchillo a Diego y le pidió que lo matara pero este se negó y ella misma lo hizo. "Si me quieres mátalo. Pero yo no lo hice, luego ella tomó el cuchillo y lo mató", declaró Santoy.

María Fernanda se despertó y al escucharla, Érika la llamó y le dijo que jugarían "al perrito", tomó la cuerda de las persianas y comenzó a estrangularla.

Otra de las empleadas llegó en la mañana a su oficina en el patio trasero y para no ser visto, Diego se encerró junto con Catalina. Érika le dijo que la golpeara en la cabeza para desmayarla. Diego la metió en la cajuela y arrancó para después dejarla inconsciente en medio de la carretera.

“Yo no lo hice, las cosas no sucedieron de esa manera, Erika estaba muy enojada con su mamá, estaba llena de odio hacia sus hermanos. No los soportaba y estaba molesta por cuidarlos porque su madre salía mucho de viaje y no los cuidaba. Tenía que llevarlos a la escuela, tenía que recogerlos, tenía que dormir a Erik, sabía que entre ella y la sirvienta se hacían cargo de los niños, porque la señora siempre estaba de viaje por cuestiones de trabajo o con el novio y encima la señora tenía meses que quería tener otro hijo”.

diego santoy

La otra hermana de Érika

Supuestamente Asura, otra de las hermanas de Érika había estado todo el tiempo en la casa pero nunca se dio cuenta de lo que sucedió, pues afirmó que tenía los audífonos puestos, con la música muy alto.

Tras involucrar a la hermana mayor de la familia, Diego volvió a modificar su testimonio y agregó que había mantenido relaciones sexuales con la madre de su ex pareja, en esa versión, Erika habría matado a sus hermanos en un ataque de ira.

El careo

El careo entre Diego y Érika ha despertado muchas incógnitas y ha sido analizado por diversos especialistas en lenguaje corporal. “Yo estoy dispuesto a pagar por lo mío, pero por lo tuyo no”, le dijo Diego a Erika en un careo ante lo que ella respondió “mis manos están limpias, al igual que mi alma”, le dijo a Érika, quien negó todo.

En ese entonces, Santoy tenía como defensa a una abogada reconocida llamada Raquenel Villanueva, quien extrañamente fue asesinada en un centro comercial mientras llevaba el caso y nunca se supo más de ella.

Los padres de Érika eran dos reconocidos astrólogos de Monterrey en ese entonces por lo que también se habló mucho de que movieron sus influencias para que las cosas giraran a favor de su hija.

La sentencia de Diego

En 2010, Diego Santoy  recibió una condena de 137 años y seis meses por los delitos de homicidio calificado contra los menores, privación ilegal de la libertad, robo de vehículo y tentativa de homicidio. Además se le exigió pagar una indemnización de 300 mil pesos.

Los abogados de Diego apelaron y lograron reducir la sentencia a 71 años.

El 7 de agosto de 2020 se dio a conocer que volverían a citar para hacer un nuevo careo con Diego pero no se pudo localizar a Érika Peña Coss, su hermana Azura, su mamá Teresa Coss ni la ex empleada doméstica Catalina Bautista.

erila peña coss
Recientemente en una columna para El Universal, la presidenta y cofundadora de Reinserta A.C., Saskia Niño de Rivera Cover dio a conocer que Santoy podría salir libre. En ella, habla sobre una plática que sostuvo con él y aseguró que “Tiene grandes posibilidades de salir libre, ya que su caso fue reabierto este año”. Según su análisis, esto sucedería no por ser inocente, sino por fallas en el proceso en su contra. "Según consta en el expediente, en las audiencias no hubo debido proceso, y algunas se llevaron a cabo sin la parte afectada”, dice.

“Sé que cometí un delito y sé que a consecuencia de ese delito debe haber un castigo. Lo único que estoy pidiendo es que se respeten mis derechos y se lleve a cabo un proceso donde predomine la justicia y esté en la cárcel quien tenga que estar”, declaró Diego.

A la fecha, Diego se encuentra en el penal de Cadereyta y a sus 34 años estudia y trabaja, incluso tiene una relación sentimental con una mujer, con la que procreó un hijo.

Más de este tema

"Evil Genius": el extraño caso de Brian Wells, el "pizzero bomba" 

El misterio del Hotel Cecil y la escalofriante desaparición de Elisa Lam

Las inconsistencias que marcaron el caso de Paulette Gebara

Te recomendamos en video