Espectáculos

Cinco vestidos con los que Diana se convirtió en una princesa Disney

Lady Di lució una larga lista de vestidos que la hicieron una verdadera princesa Disney.

Si existe una princesa en la vida real que merece ser una “princesa Disney” es, sin lugar a dudas, Diana de Gales, la eterna Lady Di.

En vida, Diana de Gales lució una larga lista de vestidos que la hicieron una verdadera princesa de cuento de hadas, con sus joyas y corona.

Durante el siglo XX, Disney se dedicó a hacer películas protagonizadas por princesas en conflicto que usualmente eran ayudadas por terceros o salvadas por príncipes hermosos que cantaban bien.

El imaginario Disney suavizó cuentos clásicos donde las princesas morían, para mostrarnos finales felices, donde terminaban casadas con sus príncipes.

Y así, en parte fue la vida de la princesa Diana, quien vivió al principio un “cuento de hadas”, pero que lamentablemente, no tuvo un final feliz, sino bastante trágico: con un divorcio y un fatal accidente.

Los mejores vestidos

Ya se han cumplido más de 20 años de la muerte de Diana de Gales y te mostramos a ella con sus mejores vestidos y que la convirtieron en una verdadera princesa de Disney:

Siempre Cenicienta

La princesa Diana marcó las tendencias de toda una década cuando se trataba de vestidos de novia.

Voluminoso, suntuoso y prescriptor de tendencias, su vestido marcó la pauta para que, durante las siguientes bodas importantes de la familia.

El vestido de novia de la princesa Diana los realizaron los diseñadores británicos David y Elizabeth Emmanuel.

Estaba hecho de tafetán de marfil satinado, con antiguos encajes de la clásica firma textil, Carrickmacross, que pertenecieron a la reina Mary de Teck. Contaba con 10 mil aplicaciones de perlas y lentejuelas y en el interior de la crinolina, llevaba una herradura bordada en oro de 18 quilates como símbolo de buena fortuna.

Con este vestido, Diana se convirtió en toda una princesa Disney, la Cenicienta.

La princesa Bella

La Princesa Diana en la Casa de Gobierno de Nueva Zelanda Wellington lució un hermoso vestido amarillo en 1983.

La imagen recordó a la princesa Bella, del clásico de Disney: La Bella y la Bestia. El vestido de Diana era de la firma Catherine Walker & Co.

El rojo de Elena de Avalor

El rojo se convertía rápidamente en una de las tonalidades favoritas de Lady Di, especialmente en sus primeros años de matrimonio junto al príncipe Carlos.

La moda de la época, en los tempranos años 80, marcaba tendencia en las siluetas, más holgadas que las de hoy en día, y los detalles, con volantes y lentejuelas.

Con este vestido, Diana le dio vida a la primera princesa Disney latinoamericana, Elena de Avalor.

Elena de Avalor es una princesa de 16 años que ha estado nada más y nada menos que 41 años atrapada dentro de un amuleto, y todo por culpa, como suele ser habitual en estos casos, de una hechicera con muy malas intenciones.

Azul de Tiana

En 1985, aparecieron los primeros indicios de que estaba naciendo una estrella. Uno de los momentos más espectaculares del estilismo de Diana fue la aparición en la première de una película de James Bond en Londres con este vestido de Bruce Oldfield de celeste con el que estaba, simplemente, perfecta.

Con este atuendo, Diana representó fielmente a Tiana, de la Princesa y el Sapo.

La bella Elsa

Diana no dudó en lucir un vestido que combinaba falda de seda en azul celeste con cuerpo en brocado blanco y, de nuevo, con mangas largas. Su tiara en su cabeza la convirtió en toda una princesa, en especial a Elsa, del clásico Frozen.

El vestido se adaptaba a la perfección a su esbelta figura y su cintura de abeja. Uno de los vestidos más llamativos de la época.

Mas de este tema:

La princesa Leonor triunfó en su primer acto en solitario y probó que ya es toda una reina

“No quise creerlo”: El príncipe Harry confiesa que se negó a aceptar la muerte de su madre, la princesa Diana

La reina Isabel toma medidas para garantizar la inclusión en Buckingham tras escándalo por racismo

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos