Deco

Cómo cultivar gardenias en macetas para llenar de fragancia tu espacio

Aprender a cultivar gardenias le dará un estilo distinto todos los espacios de tu hogar además de un perfume que será un regalo para tu olfato.

Las gardenias poseen una magia que las hace puras, aromáticas y que son una invitación a la tranquilidad y sobre todo la meditación. Además, que por sus hermosas tonalidades de blancos es una de las más cultivadas en el mundo.

Lo primero que debes saber es que las gardenias son más que todo para los exteriores del hogar que no sea superior a los 26ºC. Por eso para verlas crecer, tanto dentro como fuera de la casa, hay que seguir una serie de reglas y por eso te explicaremos cómo hacerlo.

Debes escoger una maceta que sea mucho más grande que la planta y que sus huecos inferiores también lo sean para no obstruir las raíces. De esa manera tendrá el espacio suficiente para crecer y deslumbrar al tiempo.

Gardenias en el interior de la casa

Luego llenarla con la mayor cantidad de tierra posible y que esta permita que drene el agua, pues de esa forma se desenvuelve mejor e impedirá que la raíz permanezca húmeda.

Uno de los puntos más importantes es que las gardenias estén húmedas el mayor tiempo posible, ya que necesitan de esa condición para mantenerse. Así que darles un cariño con agua varias veces al día las hará lucir frescas y maravillosas.

Unas gardenias en el jardín exterior

Si por el contrario lo que quieres es cultivar las gardenias alrededor de tu hogar debes tomar en cuenta que se necesita de temperaturas bajas. Y que en caso de que sea alta se debe protegerla regando agua sobre tus flores y hojas cada vez que sea posible.

Es importantísimo que la planta no reciba directamente los rayos del Sol, pues ellas pueden crecer tranquilas entre la sombra. Así que colócala afuera durante el día, pero mantenla dentro de la casa por las noches.

Quienes no pueden aplicarle agua durante tiempos prolongados optan por colocar piedras debajo de la maceta a las que se le deberá echar agua. Así de esa forma se prolongará la humedad que se necesita.

Tras el periodo de floración hay que podar la gardenia de manera sutil. Cada dos años hay que trasplantarla a una maceta mayor. Así que si ya te decidiste a cultivarlas prepárate a respirar su fresco aroma.

Mas de este tema:

Ideas para resaltar las salas pequeñas con el uso de modulares

Lo que debes saber sobre los cuidados de la bugambilia

Menos es más, cómo lograr una habitación acogedora para nuestro bebé

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos