Actualidad

Gimnastas nos recuerdan que no hay un tiempo para sanar las heridas de un abuso

Las gimnastas siguen alzando la voz para que ninguna niña viva los abusos que ellas vivieron

gimnastas

El caso de las gimnastas estadounidenses contra el ex médico Larry Nassar sigue dando mucho de qué hablar pues a pesar de que en 2017 recibió una condena, siguen exigiendo justicia frente a la ineficiente investigación del FBI.

Simone Biles, Aly Raisman, Maggie Nichols y McKayla Maroney exhibieron frente al Comité Judicial del Senado que las autoridades minimizaron sus testimonios de lo que vivieron con el ex médico.

“Me siento hoy ante ustedes para alzar mi voz para que ninguna niña tenga que soportar lo que yo«, dijo Simone.

Tras las declaraciones de las gimnastas, Aly Raisman compartió un emotivo mensaje en el que recordó a las víctimas de abuso que no están solas.

«He estado tratando de procesar y recuperarme de testificar. Hoy ha sido el más difícil para mí. Estoy tratando de tomar un respiro y un momento a la vez, pero es difícil. Le envío amor a todos los sobrevivientes que están luchando hoy. Estoy con ustedes».

Unos días antes, la medallista olímpica también compartió imágenes con sus compañeras, demostrando que han sido su mayor soporte a lo largo de los años.

«Hemos pasado por mucho juntas. Nuestra amistad es tan especial porque hemos experimentado algunos de los mejores momentos juntos, pero también algunos de los momentos más difíciles juntas.@MagsGotSwag12@Simone_Biles@McKaylaMaroney me hacen sentir más valiente«.

En 2017, Aly reveló ante la corte que en 2011, Larry Nassar tocó a su puerta para sugerirle una sesión de masaje. Estaba compitiendo en Países Bajos por primera vez, en el codiciado nivel senior que definiría a los seleccionados para los equipos olímpicos de Londres 2012. Estaba sola, a miles de kilómetros de su casa, nerviosa por la competencia. Tenía 17 años.

Según Raisman y otras gimnastas que han descrito los procedimientos, la supuesta terapia de Nassar parecía consistir principalmente en un masaje invasivo, tocando a las niñas alrededor de la zona pélvica y la vagina bajo la excusa que sanaría sus dolencias.

Dejemos de minimizar los casos de abuso y de asumir que hay un tiempo para sanar

Cada vez que mujeres denuncian ser víctimas de agresiones, la sociedad las critica y las cuestiona. Muchos se preguntan por qué una persona que fue abusada tarda tanto tiempo en denunciar o por qué hay tantos casos que pasaron hace 10, 15 o 30 años y apenas están saliendo a la luz. 

Alzar la voz no es fácil y menos frente a un sistema de justicia ciego. Los señalamientos y cuestionamientos sólo entorpecen el proceso y revictimiza.

La revictimización genera culpa, vergüenza y estigmas sociales. Muchas víctimas son amenazadas, lo cual genera miedo. Pero la sociedad ha normalizado tanto la cultura de la violación que incluso pasa desapercibida.

Simone Biles, Aly Raisman, Maggie Nichols y McKayla Maroney eran niñas cuando vivieron lo que vivieron con Nassar. ¿Cómo saber que estaba mal?¿Cómo podrían «acusar» a quien se supone estaba velando por su bienestar?. Era su sueño triunfar y parte de los abusos se dieron por la presión de ser grandes estrellas a su corta edad.

No hay un tiempo para sanar ni tampoco una forma de hacerlo. Cada persona lleva su propio proceso y se libera del dolor como mejor puede.

Las víctimas a menudo sienten que nadie les creerá cuando hablen de su abuso por eso es que es tan importante hacerles saber que existe un espacio seguro en el que podrán expresarse y obtener ayuda. .

Más de este tema

Gimnastas seguirán buscando justicia para que ningún atleta vuelva a sufrir abusos

El equipo de gimnasia de Uzbekistán despertó la nostalgia al ritmo de Sailor Moon

Los casos más impactantes que muestran el lado oscuro de la gimnasia femenil

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos