Actualidad

Gimnastas seguirán buscando justicia para que ningún atleta vuelva a sufrir abusos

Las gimnastas Simone Biles, Aly Raisman y otras volvieron a juicio para enfrentar a Larry Nassar

gimnastas

La gimnasia es una de las disciplinas más impresionantes que hace parecer que quienes la practican desafían todas las leyes de lo imposible. Sin embargo, detrás de todos esos grandes trucos existe una ardua preparación en la que también existe maltrato y abuso.

El caso de las gimnastas estadounidenses contra el ex médico Larry Nassar ha dado mucho de qué hablar desde hace varios años y aunque en 2017 recibió una condena, siguen exigiendo justicia frente a la ineficiente investigación del FBI.

«No quiero que ningún otro deportista sufra el horror que soporté», dijo Simone Biles durante una audiencia llevada a cabo esta semana.

La gimnasta culpó a la Federación de Gimnasia de los Estados Unidos (USA Gymnastics) y a un «sistema entero» de haber «permitido» que Nassar siguiera trabajando con total impunidad durante 20 años, a pesar de las acusaciones en su contra.

Biles, Aly Raisman, Maggie Nichols y McKayla Maroney fueron cuatro de las 150 gimnastas abusadas que acudieron a dar sus declaraciones frente al Comité Judicial del Senado que investiga el mal manejo del FBI en el caso de abuso de Nassar.

“Me siento hoy ante ustedes para alzar mi voz para que ninguna niña tenga que soportar lo que yo, las atletas de esta mesa y las innumerables personas sufrimos innecesariamente bajo la apariencia de tratamiento médico de Nassar», dijo Biles.

Las autoridades minimizaron los testimonios

McKayla Maroney reveló que en 2015 pasó horas dando detalles de los abusos que sufrió por parte de Nassar y la respuesta que obtuvo del FBI fue: «¿eso es todo?». La gimnasta tenía 19 años cuando dio su testimonio.

«En realidad, resultó ser más un pedófilo que un médico, ya que abusó de mí cientos de veces en mi cama, incluso la noche antes de competir en los Juegos Olímpicos de Londres», dijo Maroney frente al Senado.

Sin embargo, reiteró que su intención no era volver a hablar de ello, sino de la respuesta de las autoridades que incluso llegaron a falsificar y minimizar todo lo que dijo de Nassar.

«Recientemente descubrí que cuando denuncié al FBI los abusos que había sufrido, hubo ciertos agentes del FBI que optaron por falsificar lo que dije y ocultar los crímenes de Nassar al público”.

Por su parte, Aly Raisman, quien fue capitana del equipo olímpico estadounidense en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016, también relató cómo los agentes minimizaron su testimonio.

«El agente siguió minimizando mi abuso y diciéndome que no sentía que fuera un gran problema y que tal vez debería abandonar el caso».

“Nassar pudo abusar a más de 100 nuevas víctimas. Fue como servir a un pedófilo a niños inocentes en una bandeja de plata».

Fue hasta que Rachael Denhollander decidió hablar con el diario Indianápolis Star que la investigación comenzó a ser tomada en serio. Ella fue la primera gimnasta que acusó públicamente de abusos sexuales a Nassar y aseguró que la Federación de Gimnasia de Estados Unidos traicionó a las víctimas. “Para ellos es un problema de relaciones públicas y no de corrupción y abuso”, dijo en unas declaraciones.

La sentencia de Larry Nassar

Nassar fue acusado de abusar de por lo menos 100 niñas y jóvenes, incluyendo a varias gimnastas olímpicas, desde 1992. Hasta ahora, él ha admitido al menos diez de las acusaciones, razón por la que el caso sigue en investigaciones.

En julio de 2017, el sujeto fue sentenciado a 60 años de prisión federal después de declararse culpable de cargos de pornografía infantil. En enero de 2018, fue sentenciado a 175 años después de declararse culpable de siete cargos de agresión sexual de menores. Un mes después, se declaró culpable de tres cargos adicionales de agresión sexual.

El caso de Nassar continúan en investigaciones y sin importar que ya se le ha dictado sentencia, las gimnastas seguirán luchando por ser escuchadas.

Hombres y mujeres han sido víctimas de atrocidades dentro del deporte. No sólo hay quienes no ha podido alzar la voz sino que los abusos siguen existiendo en todo el mundo y los agresores están disfrazados de médicos, entrenadores y de todos aquellos que les prometen a los atletas alcanzar la perfección. Lo peor es cuando las mismas autoridades son ciegas y sordas ante las denuncias.

Más de este tema

El equipo de gimnasia de Uzbekistán despertó la nostalgia al ritmo de Sailor Moon

Los casos más impactantes que muestran el lado oscuro de la gimnasia femenil

Los abusos que llevaron a Yelena Mukhina a quedar cuadrapléjica

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos