logo
El caso del feminicida serial de Atizapán no debe ser visto como un espectáculo
Actualidad 19/05/2021

El caso del feminicida serial de Atizapán no debe ser visto como un espectáculo

El morbo que se ha creado en torno al caso lo ha convertido en un espectáculo.

Luego de un cateo en su domicilio, donde fueron encontrados restos óseos de varias víctimas, Andrés “M” fue detenido por elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Su hogar ha recibido el nombre d “la casa del terror” pues durante 20 años el hombre de 72 años asesinó y descuartizó a mujeres, incluso aseguró que también se las comía.

“Hemos encontrado desgraciadamente diferentes indicios humanos, ropa de mujer, restos óseos, credenciales de elector y otros elementos que nos hacen suponer que pudiese ser un feminicida serial”, informó Dilcya García Espinoza de Los Monteros, fiscal central para la investigación de Delitos de Género del Estado de México.

Según los reportes, el presunto feminicida era un vecino normal que trabajó como presidente del Consejo de Participación Ciudadana en el Gobierno Municipal de Atizapán de Zaragoza.

Actualmente formaba parte del equipo de campaña de Pedro Rodríguez Villegas, candidato a presidente municipal de Atizapán de Zaragoza por la coalición Va por México.

El caso de una mujer de 34 años llamada Reyna González Amador fue lo que llevó a las autoridades al presunto asesino.

Reyna había sido reportada como desaparecida desde el 14 de mayo. Fue vista por última vez en la colonia San Juan Ixtacala, en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México. 

Según el reporte, el día de su desaparición se encontraría con Andrés pues presuntamente lo conocía y lo ayudaría con algunas tareas de su hogar. Tras varios días sin saber de ella, sus familiares consiguieron una orden de cateo en el domicilio de Andrés y fue entonces cuando encontraronsu cuerpo.

Otra de las víctimas podría ser Rubicela Gallegos Castillo, quien fue reportada como desaparecida desde julio del 2019. Su credencial fue hallada entre las pertenencias del presunto feminicida.

Se reportó de manera extraoficial que durante las labores de campo realizadas en el domicilio fueron encontradas restos de cabello, libretas con nombres, cráneos, rostros desollados, herramientas de corte como cuchillos, machetes y una segueta, así como 20 grabaciones de los asesinatos que cometió.

Los asesinos seriales no deberían ser un espectáculo.

La sociedad se ha encargado de hacer de estos casos un entretenimiento al tratarse de sujetos que parecen sacados de una novela de horror o de leyendas urbanas como “Jack el Destripador”.

En México, se han visto casos escalofriantes de asesinos seriales como “El Caníbal de la Guerrero”, “La Mataviejitas” o “El Monstruo de Ecatepec” los cuales parecen haber quedado en el olvido como “una historia más” que se cuentan para asustar.

Las fotos de los hallazgos en el domicilio del asesino de Atizapán han circulado en redes sociales sin restricción alguna, alimentando un morbo que atenta contra la integridad de las víctimas y sus familias. Así como sucedió con el caso de Ingrid Escamilla, se ha pedido que se dejen de difundir pues no debe tratarse como un show mediático.

Por otro lado, se pueden leer comentarios que piden que se trate el caso en “Leyendas Legendarias”, podcast de comedia donde cada semana comentan casos de crimen real y fenómenos paranormales. 

La indiferencia ante las desapariciones y el caso del asesino serial, deja claro que en México existe una descomposición social alarmante que no toma en serio la violencia que se vive en el país.

Más de este tema

“Perdóname mamá”, la carta del hijo de una mujer víctima de feminicidio

Las niñas no deberían de cargar con un ataúd sino vivir libres y sin miedo

“El monstruo de Ecatepec”: El perfil psicológico de un feminicida

Te recomendamos