Actualidad

Cinco señales de que tienes una mala relación con el dinero y cómo mejorarla

Si tienes buena relación con el dinero evitarás estrés.

Aunque no se hable demasiado del bienestar financiero y cómo influye este en el bienestar general de una persona es un tema crucial, pues puede generar muchos estrés y ansiedad. Por eso, aquí te explicaremos las señales que indican si tienes o no una mala relación con el dinero.

El concepto puede sonar un poco extraño, pero debemos entender que el dinero forma parte fundamental de la vida, por lo que debemos cuidar cómo la forma como lo manejamos, así como la influencia que este tiene sobre nosotros.

La dependencia, las quejas constantes sobre algunas finanzas y la búsqueda de la felicidad a través de las ganancias pueden ser algunas señales de que tienes que mejorar tu percepción sobre el dinero.

También hay otras características comunes a mejorar como son el control de gastos, el manejo de porcentajes y aquellos “gustos” de los que a veces abusamos.

Esto puede sonar muy ajeno a nuestro bienestar emocional, pero la verdad es que si no tenemos una buena relación con el dinero, podríamos afectar nuestro día a día y varios aspectos de nuestras vidas.

Por eso, es necesario, que conozcas ciertas señales que podrían indicar que debes mejorar tu percepción sobre las finanzas y el dinero.

Señales que podrían indicar una mala relación con el dinero

Te quejas de tu sueldo constantemente

Las constantes molestias son una de las principales señales de tener una mala relación con tus finanzas. Claramente, en muchas ocasiones, necesitamos incrementar nuestros ingresos, pero las quejas frecuentes pueden significar que hay una mala administración y un rechazo al crecimiento.

Te molesta pagar las cuentas

Gastar en servicios no debería ser un problema. Estos son claves para llevar un estilo de vida más sencillo, de modo que debemos cambiar nuestro pensamiento y no pensar que pagar cuentas es algo negativo, por el contrario, nos ayuda en nuestra cotidianidad.

finanzas personales
El punto de partida para tener unas finanzas personales exitosas es preparar un presupuesto.

No llevas control de gastos

Es uno de los errores más frecuentes y realmente es muy básico. Solo necesitas saber exactamente cuánto dinero obtienes cada mes, conocer tus gastos fijos y saber cuánto gastas en otras cosas.

Esto facilitará que armes un plan y logres ahorrar.

Quieres más dinero pero no tienes un plan

Incrementar los ingresos es la meta de muchos, pero resulta difícil si no posees una organización. Al saber tus ingresos, será más sencillo crear un plan para multiplicar el dinero.

Ves el estado de cuenta y te molestas

Sabemos que en ocasiones esto puede generar algo de estrés, pero debes entender que las molestias no mejorarán tu situación. Aprecia lo que tienes y empieza a pensar qué quieres lograr, además de cómo hacerlo con metas realistas.

Gastas más de lo que necesitas

Cuidado con los gastos excesivos. A veces, pagamos productos o servicios que no son necesarios. Por ejemplo, las cuentas de Uber pueden parecer poco de forma aislada, pero a final de mes, si lo añades a tu control de gastos, podrías llevarte una sorpresa.

Esto suele pasar mucho con snacks que te gusten mucho, café, prendas, maquillaje extra y otro tipo de gustos en los que adquieres productos y servicios de forma frecuente.

finanzas personales
profecía autocumplida

De esta manera, lo más importante es que cambies la forma como hablas del dinero y lleves un control de gastos.

Recuerda que es crucial que anotes cada uno de los pagos que tengas y que determines cuáles son los gastos permanentes que posees.

Para esto puedes hacer un formato en Excel o sencillamente descargar una aplicación de control de gastos, pues actualmente existen muchas opciones.

Más sobre este tema:

Consejos de finanzas personales para mujeres modernas: así podrás triunfar con el dinero
Algunos consejos que deberías seguir para proteger tus finanzas en cuarentena
Tips de finanzas que aprendimos de mamá

Te mostramos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos