Proponen incrementar hasta cuatro años de prisión por acoso sexual en el transporte público

Plantean aumentar la pena y sancionar hasta con cuatro años de prisión dicha conducta; actualmente la norma señala que es de uno a tres años la sanción.

En el Congreso de la Ciudad de México, la diputada de Morena, Ana Cristina Trejo, presentó la iniciativa que propone incrementar penas por acoso sexual espacios públicos y en el transporte.

Hernández Trejo impulsó esta propuesta al considerar que uno de los fenómenos más frecuentes de violencia e inseguridad es el acoso sexual en la vía pública y medios de transporte.

La iniciativa plantea aumentar la pena y sancionar hasta con cuatro años de prisión dicha conducta; actualmente la norma señala que es de uno a tres años la sanción.

“Si bien, el Código Penal local vigente contiene en su artículo 179 el tipo penal de acoso sexual, es necesario establecer un agravante respecto al acoso sexual en espacios públicos y medios de transporte, con la finalidad de garantizar una movilidad más segura y poder transitar de forma libre por las calles de la ciudad, además de hacer uso del transporte público sin que el acoso callejero sea un problema para las y los ciudadanos”, aseguró.

El argumento de la diputada recae en que ese tipo de conductas afectan a personas de ambos géneros, pero más a las mujeres y atentan contra la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Administración y Procuración de Justicia para su análisis y dictamen.

¿Cómo distinguir el coqueteo del acoso sexual?

El coqueteo y el acoso sexual son dos temas muy diferentes. Te preguntarás cómo distinguir estas situaciones y es muy fácil.

Conversamos con el psicólogo clínico David Sucre quien remontó el tema a la historia. Pues antiguamente se atribuía el coqueteo a las mujeres por su forma de responder a la caballerosidad o galantería que tenían los hombres hacia ellas.

"Los hombres se dejaban llevar por el gusto hacia una mujer por sus características físicas y de personalidad entonces ahí afloraban sus acciones de ser serviciales y atentos con ellas. Esto les daba la etiqueta de caballeros, algo que siempre ha sido un imán de las mujeres. En este sentido, la respuesta de ellas si sentían atracción era generar un sex appeal y coquetear", explica el especialista.

Destaca que lo importante es saber que el coqueteo es un lenguaje en el que la persona que lo comunica intenta llamar la atención para exaltar el autoestima de la persona que lo recibe. Acá hay un objetivo y es lograr entablar una relación afectiva o una relación sexual a futuro.

"Pero aclaro que el sexo no es el único fin del coqueteo. Cuando se coquetea lo primordial es que te miren, que te vean, que te observen, llamar la atención y saber que eres una buena candidata para entablar una relación de amistad o de pareja.

Coquetear no está mal. Es un lenguaje bidireccional y según la respuesta de la persona objetivo se puede ir construyendo una relación afectiva o de amistad.", detalla David.

Sin embargo, cuando se trata de acoso siempre habrá una gran incomodidad porque es unidireccional. Lo realiza alguien que se siente una capacidad de poder sobre otra persona y lo ve débil, por ello acude a la manipulación para acosarlo.

"En el coqueteo no hay violencia, en el acoso sí porque se quiere imponer algo a la fuerza, es una relación negativa, insana e inmadura para poder relacionarnos. A diferencia del coqueteo, los movimientos sociales, culturales y la sociedad actual adjudica este tema a los hombres sobre un concepto de que lo masculino agrede, producto del patriarcado y evidenciado en casos de violencia", asevera Sucre.

Más de este tema: 

La menstruación no debería ser un lujo que no podemos pagar

Las burlas hacia el acoso de Dhasia Weska demuestra que la sociedad no entiende nuestro miedo

¿Si recibes fotos íntimas sin pedirlas es acoso?

Te recomendamos en video: