¿Es discriminatoria la prohibición del burka en Francia?

Ya les había comentado en un artículo anterior cuánto me dolía y molestaba, como a muchas, el trato denigrante que reciben las mujeres islámicas. De hecho, ayer leí una noticia sobre los países que resultaban más peligrosos para las mujeres por distintos tipos de violencia, y Afganistán, junto a Congo, Pakistán y la India obtuvieron los primeros lugares.

El primero debido no sólo a la violencia física, sexual y psicológica, sino a la prohibición del acceso de las mujeres a la salud. Si a esto le sumamos vivir en medio del conflicto armado, podemos concluir que la vida de estas mujeres es mucho más que denigrante. No es vida. Y pobre de la mujer que se quiera sobreponer de esta realidad, como bien retrata el libro “Mil soles espléndidos”, del que ya les hablé.

En Congo, en tanto, el problema es diferente. Más de 400.000 mujeres son violadas al año. El terror de vivir en un lugar así me resulta inimaginable. Mientras que Pakistán se “destaca” por sus “crímenes de honor” que se concretan en altos números en ataques con ácido. Aparte de innumerables matrimonios forzados. En India, muchos embarazos son abortados, por ser los bebés niñas, otras son simplemente asesinadas durante la infancia.

No obstante, otra noticia llamó mi atención: el primer juicio que se le realizó en Francia a dos mujeres musulmanas por reusarse a dejar de llevar el burka, o velo islámico integral.  Esto, ya que la nueva legislación prohíbe que la gente esconda su rostro en público.

Sólo una de ellas se presentó al juzgado, y no se le permitió ingresar, precisamente por no querer quitarse el velo.  La mujer asegura que ella aceptaría someterse a un control de identidad, mostrando brevemente su rostro, pero que las autoridades se han negado a cualquier compromiso.

Si bien la ley se formuló en términos generales, popularmente la conocen como “ley de prohibición del burka”, porque afecta directamente a las mujeres de esta religión, quienes arriesgan una multa de 150 euros y que se les obligue a “tomar clases de ciudadanía”.

¿Les parece eso justo a ustedes? A mí no. Si bien, considero que el uso del burka es denigrante, creo también en el libre albedrío y la posibilidad de vestirnos como queramos, sea cual sea nuestra motivación, siempre que no afecte a nadie.  Si un punk o un metal puede vestirse a su pinta e ir a donde quiera ¿por qué estas mujeres no pueden usar el burka si así lo desean? Por lo demás, se estima que unas 2000 mujeres usan este tipo de vestimenta, sólo  en Francia.

El que encontremos represivo el uso de este atuendo no implica, en mi opinión, que impongamos no usarlo por la fuerza.  Para mi esta no es la solución y es una medida claramente discriminatoria

¿A ustedes qué les parece?