El acoso adolescente demuestra lo mal que estamos como sociedad

La desaparición de un estudiante de la Escuela Nacional Preparatoria 5 a causa de una broma nos ha hecho cuestionar la falta de empatía de nuestra sociedad

El caso de un adolescente de 16 años desaparecido ha conmocionado a México en los últimos días. Jorge Barrera Ríos acudió a su colegio; la Escuela Nacional Preparatoria 5 (ENP) José Vasconcelos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pensando que tenía que presentar un examen. Nunca regresó a casa. De inmediato se encendió la Alerta Amber, señalando que la última vez que se le vio fue en la calle Abejones, colonia Ampliación Isidro Fabela en la alcaldía Tlalpan, en la CDMX.

Jorge desapareció desde el 26 de octubre pero es ahora cuando detalles escalofriantes han salido a luz.

Bajo el hashtag #NosFaltaJorge, se dio a conocer que su desaparición ocurrió luego de que sus compañeros le jugaron una broma, diciéndole que tenía que hacer un examen presencial. El adolescente les creyó por lo que se dirigió a la escuela. Al darse cuenta de que era mentira, envió una serie de audios pidiendo que dejaran de abusar de quien no tiene las mismas posibilidades que otros.

jorge barrera

"Ahora tengo que trabajar el doble para recuperar lo que gasté, mover cielo, mar y tierra para casi llegar a la preparatoria. Entonces, por favor, cuando uno les diga, ya fuera de coto, ya sin jugar. Por favor, pero por favor, cuando se les dice ya, es ya. 

"No toda la vida nos la podemos pasar risa y risa, me hicieron un muy mal rato, creanlo"

"Muchos de ustedes tienen Internet en su casa. No tienen que preocuparse por nada,  habemos muchos más que no tenemos la posibilidad de estar todo el día en el internet, mucho menos tenemos Internet fijo en nuestras casas"

Aún no hay rastro de su paradero pero la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ CDMX) asegura que se ha estado movilizando y que ha permanecido en contacto con la familia de Jorge.

El caso no sólo nos estremece por la situación crítica que estamos viviendo con respecto a la violencia en el país, sino que también pone sobre la mesa el tema del acoso escolar al que muchos adolescentes y niños están expuestos. 

¿Por qué los niños intimidan o acosan a los demás?

Es una pregunta que nos hacemos cuando vemos casos como este, especialmente cuando terminan en tragedias. Según los expertos, las razones detrás del acoso pueden abarcar desde la falta de control de los impulsos y los problemas de manejo de la ira hasta la venganza y el anhelo de encajar. Pero hay mucho que entender y tenemos que empezar por desarrollar nuestra empatía para acabar con esto.

El poder es otra razón por la que alguien busca intimidar a otro. Los adolescentes con estas tendencias buscan controlar a otros y establecer una relación bajo sus términos. Si las cosas no salen como quieren, entonces recurren al acoso. Aquellos que son físicamente más fuertes o grandes, pueden recurrir al acoso debido al poder que tienen cierta ventaja sobre los más débiles o más pequeños.

twitter

Los adolescentes que provienen de hogares abusivos también son más propensos a recurrir al acoso porque la agresión y la violencia están normalizadas. Asimismo, aquellos con padres permisivos o ausentes no tienen límites establecidos, lo que les da una sensación de poder y control, algo que no tienen en su propia vida.

Los prejuicios también juegan un punto clave en este comportamiento abusivo. Las personas intimidan a quienes son diferentes de alguna manera, ya sea por tener necesidades especiales, por su nivel socioeconómico, por su raza, su religión u orientación sexual. Si a esto se le suma la presión social de encajar, los niveles de acoso aumentan. El miedo a no ser aceptado o convertirse en la próxima víctima lleva a los jóvenes a actuar en grupo, algo que vimos con los compañeros de Jorge, quienes siguieron el juego de quien organizó todo.

twitter

Lo más terrible de todo es la falta de empatía que cada vez se hace más evidente en nuestra sociedad. Mientras que en efecto se inició toda una movilización para buscar a Jorge, no falta quienes se burlan o quienes solapan el abuso diciendo que "fue una broma inocente y él tuvo la culpa por creerles".

Las personas que carecen de empatía a menudo disfrutan herir los sentimientos de otros.  No solo les gusta la sensación de poder sino que también pueden encontrar divertidas las bromas más hirientes.

No hay un manual sobre cómo educar a los hijos pero es responsabilidad que los padres formen niños emocionalmente inteligentes, así como empáticos y conscientes de los límites. El resto del trabajo está en el entorno donde se desenvuelven, donde también aprenden valores y a ser personas de bien. Es momento de cambiar el chip, por nosotros y por las nuevas generaciones que necesitan una sociedad mejor.  

Más de este tema

El 'Síndrome de los niños tiranos' que enciende una alerta en la crianza de los hijos

Mientras la violencia de género aumenta en México, las denuncias disminuyen

Callar, reír o ser indiferente ante un feminicidio te hace parte del problema

Te recomendamos en video