5 razones por las que tener una rutina de ejercicio constante te hace más feliz

Quienes hacen de los ejercicios parte de su vida, dan testimonio de la felicidad que ocasionan.

Ya se ha hablado bastante de los beneficios a la salud que resulta de hacer ejercicios. También se sabe que más allá de lo físico, trae bienestar mental. Pero quienes tienen una rutina constante dan testimonio de la felicidad que ocasionan.

Por eso, aquí te decimos cinco razones por las que el ejercicio da felicidad y al mismo tiempo, cinco razones para que te animes a ejercitarte.

.¿Te cuesta motivarte para hacer ejercicios? Comienza con éstos sencillos

Te proponemos un plan de entrenamiento para principiantes con el que lograrás acostumbrar tu cuerpo al ejercicio

1. Espíritu comunitario

Millones de personas de los países más desarrollados admiten sentirse solas, y los estudios han demostrado que la soledad es precursora de la depresión.

Desde la cuarentena preventiva del coronavirus se activaron en Internet grupos de apoyo que pueden convertirse en una familia fitnesspara ti. Ubícalos.

2. Satisfacciones personales

No se trata de estar delgada, se trata de llevar tu cuerpo a un lugar donde no ha estado antes y de saber que puede conseguir hacer lo que tú quieras. Eso genera una gran satisfacción y por tanto, felicidad.

Ejercicios Ejercicios con pesas - Pixabay

3. Explosión de endorfina

Todas sabemos que el ejercicio libera nuestras endorfinas, pero ahora los estudios confirman que aquellas personas que se mantienen activas  muestran menos síntomas de depresión que quienes no lo hacen.

Si correr no es lo tuyo, puedes optar por otras formas de hacer cardio, como ir en bicicleta, nadar, bailar. Escoge la actividad que haga "clic" contigo.

Tres rutinas de baile con las que amarás hacer ejercicio

El baile quema calorías en una hora y mejora el ánimo, no dejes de hacerlo en casa.

4. Control del mal genio

No es novedad que el ejercicio puede reducir la intensidad de nuestro mal humor. Golpear un saco de boxeo te ayudará a drenar la rabia. O sencillamente hacer ejercicios te permitirá pensar en otra cosa.

5. Desconectar para reconectar

El trajín de la vida diaria puede ser de lo más absorbente. Y para muchas la necesidad de estar  unas horas a solas en completa paz es necesario.

Así que ya sea con una clase de ejercicios o yendo a nadar, incluso el pasar 30 minutos sin que nadie te pueda contactar puede ser una gran bendición.

Te recomendamos en video: