Cinco maneras de evitar quedar adolorida con los ejercicios tras regresar al gimnasio

Después de una pausa larga como la cuarentena hay que tomar el entrenamiento con calma.

Sin duda ejercitarnos es súmamente saludable. Pero hay que tomar en cuenta que los ejercicios ponen el sistema nervioso y  músculos bajo estrés, lo que significa que hay que tomarlo con calma después de una pausa tan larga, como la que implicó el confinamiento preventivo del covid-19.

Ejercicios para hacer en casa con una toalla

Que la falta de equipamiento no sea excusa para no entrenar.

Ante ello, a medida que regresamos a nuestras clases favoritas de cualquier actividad física o al gimnasio, ¿qué medidas debemos tomar para mantener controlado el dolor muscular?

Bajar la intensidad

El portal Men's Health recomienda considerar que las primeras semanas de regreso al gimnasio sean de baja intensidad en los entrenamientos.

Dolores de entrenamiento Previene la fatiga al entrenar. - Pinterest

Calentar adecuadamente

Más que un simple estiramiento rápido, el calentamiento debe ser de 15 minutos e incluir ejercicios de respiración; activación de núcleo y glúteos; movilidad en caderas y hombros; y más actividades de ritmo más rápido, como saltar  la cuerda.

Programa tus días de descanso

Tómate el tiempo para permitir que tu cuerpo y mente se recuperen, no hagas nada y disfrútalo.

Las sesiones de recuperación activa también son beneficiosas. Se trata de hacer movimientos de baja intensidad como caminar, nadar, yoga y pilates.

Errores que anulan tu plan fitness luego de la cuarentena

Si vas a reactivar tu entrenamiento, no permitas que nada te sabotee.

Mejora tus suplementos

Para ayudar a que los músculos se recuperen de manera eficiente, asegúrate de estar consumiendo los suplementos correctos como: magnesio en forma de aerosol o en píldoras, y tomar bálsamos musculares.

Ducha reconfortante

Una forma efectiva de aliviar los músculos adoloridos es alternar entre temperaturas calientes y frías. Ponte el agua más caliente que puedas, durante 20 o 30 segundos, y el agua más fría que puedas durante los mismos 20 o 30 segundos.

Eso te ayudará a combatir la tensión muscular y mejorar el flujo sanguíneo.

Si tienes una tina o bañera, puedes darte un remojo con agua caliente y sal, que es súper relajante.

Te recomendamos en video: