Posturas de yoga para hacer desde la cama y llenarte de energía para comenzar el día

Si no te animas a levantarte, puedes hacer estiramientos suaves de yoga en tu cama y solo necesitarás diez minutos.

A la mayoría de las personas nos cuesta levantarnos de la cama en la mañana y enfrentar las tareas del día.

Sabemos que el yoga ayuda a que el cuerpo se fortalezca, activa los múculos y el sistema nervioso, nos impulsa a concentrarnos y en general, es saludable.

Tres posturas de yoga que te harán a dormir plácidamente

Prueba hacer estas posturas para dormir mejor.

Por eso, si no te animas de inmediato a levantarte, aquí te tenemos varias posturas de yoga que puedes hacer desde la comodidad de tu cama y solo necesitarás diez minutos.

Postura fácil o 'Sukhasana'

Yoga Sukhasana Postura de Yoga Sukhasana - Pinterest

 

Nos sentamos estirando las piernas completamente con la columna recta. A continuación, doblamos las piernas y colocamos cada pie debajo del gemelo de la pierna opuesta.

Acercamos todo lo posible los pies a la rodilla opuesta y ponemos las manos sobre las rodillas, presionando hacia abajo, y cerramos los ojos para meditar.

Tres estiramientos para aliviar el dolor de espalda

Las dolencias de espalda puede aliviarse con algunos ejercicios de estiramiento que ayudan a relajar y fortalecer.

Estiramiento lateral de cuello

Desde la postura anterior, colocamos la mano derecha en la parte superior de la cabeza y tiramos suavemente hacia la derecha. Debemos asegurarnos de tener la espalda recta y los hombros relajados durante todo el recorrido.

Mantenemos la posición durante unos segundos, llevamos lentamente la cabeza hacia la posición de inicio y repetimos hacia el otro lado.

Postura de media torsión o Ardha Matsyendrasana

yoga Postura de yoga: Ardha Matsyendrasana - Pinterest

Nos sentamos con las piernas estiradas. Doblamos las piernas y pasamos la izquierda por debajo de la derecha.

Apoyamos el exterior del pie izquierdo a la derecha del muslo contrario y situamos el pie derecho a la izquierda, sobre la rodilla de la pierna contraria.

Estiramos la espalda, giramos a la derecha, tratando de tocar la parte de fuera de la pierna derecha con el brazo izquierdo.

A continuación, levantamos el brazo derecho, lo doblamos para llevarlo por detrás de la espalda y giramos la cabeza. Permanecemos así durante 5 respiraciones.

Te recomendamos en video: