Extraño el placer de tomar un buen vino con mis mejores amigas

Reunirte con tus amigas para tomar vino y hablar de la vida es una dosis de felicidad pura

El vino es una de esas bebidas que termina siendo una explosión de sabor en el paladar. Para muchas personas, es un sabor demasiado fuerte y amargo pero para otras, es algo suave que resulta un verdadero deleite, especialmente cuando lo disfrutas con la compañía adecuada.

Este es considerado una bebida sofisticada y hasta cierto punto pretenciosa pero quien realmente disfruta de él, sabe que no se trata de presunción o lujo sino de gozo.

Sí, no hay nada como compartir un buen vino con tus mejores amigas. Por alguna razón, termina siendo motivo de unión y conexión entre ustedes. 

TAMBIÉN LEE: 5 básicos sobre el vino que te harán parecer una gran conocedora

amigas

Por desgracia, la pandemia que se vive actualmente nos ha alejado de esas amigas que tanto queremos y esas tardes de vino y conversaciones sinceras, han sido pospuestas.

Y es que sin duda hace falta ese momento de la semana en el que finalmente estás libre de pendientes, dispuesta a deshacerte del estrés con esas amigas con las que puedes hablar de amor y desamor, en compañía de una copa de vino tinto o de vino rosado. Preparar un tinto de verano o unos spritzers con ellas hacía que todo lo malo se desvaneciera.

El vino es divertido cuando aprendes a tomarlo sin ese afán de embriagarte. Es una bebida que requiere de entrenamiento para poder disfrutarse como se debe, con unos buenos bocadillos y las personas que más quieres.

TAMBIÉN LEE: Beneficios de tomarse una copa de vino tinto a diario

amigas

No hay nada más emocionante que tener una noche de vino con tus mejores amigas, al estilo de Sex and the City. 

Además, este ha sido parte de los momentos más importantes como aquella vez que celebraron el compromiso de una de ustedes o cuando a otra le rompieron el corazón y organizaron una terapia grupal. 

Por supuesto, el vino también se disfruta a solas, leyendo un libro y aprovechando un momento de silencio pero con amigas, se convierte en una experiencia sanadora.

¡Cuánto extraño esas reuniones de chicas! Pero sé que pronto, volveremos a reunirnos.

Te recomendamos en video