La importancia de aprender a soltar para sanar un corazón roto

Sentir el corazón roto tras una ruptura es inevitable pero debes aprender a soltar

El amor es complicado y mantener una relación lo es más. No sólo se trata de la química que existe entre ambos, también implica encontrar el balance entre la responsabilidad y el compromiso para construir un futuro que beneficie a ambos.

SIn embargo, cuando se rompe la conexión, cuando no hay manera de avanzar, llega la inevitable ruptura. 

Decir adiós a alguien que amaste tan profundamente duele. Todos hemos pasado por ello y todos hemos sentido el dolor de tener el corazón roto. No tienes que pretender ser fuerte y que nada pasa; es muy válido dejar que las lágrimas corran pero lo que debes aprender es a soltar. 

TAMBIÉN LEE: Mereces un amor que te acompañe en tus momentos más vulnerables

Soltar no se trata de olvidar ni tampoco de "enterrar el pasado".  Lo que fue, te dejó una huella importante pero no puedes sujetarte de ello.

Sí, creíste que ese amor sería para siempre y ahora sientes un enorme vacío.  Pero créeme cuando te digo que soltar es la única forma en la que volverás a encontrar aquello que te llene. 

corazón roto

Soltar no se trata de negar lo que sucedió sino de aprender a valorar lo que tuviste y lo que enseñó. Es lo que te permite que las cosas fluyan y que se abran nuevas posibilidades.  Ya sea que conozcas a alguien nuevo o que encuentres algo que te apasione, aunque sea sola.

Soltar te permite reencontrarte contigo misma y te recuerda que tener el corazón roto no significa estar rota. Eres un ser completo por ti misma; no necesitas que nadie te complete sino que te complemente.

TAMBIÉN LEE: Las personas más fuertes conocen el dolor de perder a alguien que amaron

No es que exista una fórmula mágica para  sanar el dolor pero cuando aprendes a soltar, te das cuenta de que hay cosas maravillosas que te esperan. Aferrarte a los recuerdos es la más lenta y dolorosa forma de vivir.

Un día, cuando mires hacia atrás, te alegrarás de haber conocido a esa persona y de amarla como lo hiciste. Entenderás por qué las cosas se dieron de ese modo y por qué no tuvieron ese "felices por siempre" juntos.

Agradece lo que fue y lo que no pudo ser. El futuro es incierto para todos pero por ahora, mantén la cabeza en alto, pensando en todo lo maravilloso que te espera por delante.

Te recomendamos en video