Mamá me enseñó el amor más puro a través de la cocina

Cocinar es una forma de demostrar amor sin palabras

En los días en los que todo parece caos, resulta increíble cómo un momento en la cocina termina siendo una gran terapia. Quizá, una de las lecciones más valiosas que una mamá puede enseñarnos es a expresar amor sin palabras y ella siempre lo demostró a través de sus deliciosos platillos.

Cocinar se ha convertido en una cura común para el estrés o el desaliento; un placer inexplicable que hace que la vida sea un poco mejor.

A través de sus enseñanzas en la cocina, mamá compartió un pedazo de su corazón.

Y es que por instinto, los seres humanos nos sentimos protegidos y amados cuando alguien más nos proporciona alimento. Es nuestra forma de combustible y por tanto, de supervivencia.

LEER MÁS: Cocinar con tus hijos es la forma más especial de conectar corazones

cocinar

Mamá nos enseñó que cocinar es más que sólo seguir una receta y mezclar ingredientes en un tazón, pues cuando realmente disfrutas de ella, eres consciente de que cada detalle cuenta.

Mamá siempre nos enseñó que un caldo de pollo es ideal para curar el resfriado o un mal de amores y que hasta un plato de arroz con verduras, se podía convertir en un banquete de la realeza.

TAMBIÉN LEE: Las mujeres que son "almas viejas" aprenden a sobrellevar el aislamiento de forma única

Hornear unas galletas, decorar un pastel o hacer una simple pasta termina siendo la forma más pura de crear amor. Porque cada platillo, expresa el amor más puro. 

Cocinar es una ciencia pero también un arte en el que el corazón juega un papel importante. No tienes que preparar algo muy complicado para disfrutar y relajar tu mente.

Quienes aman cocinar tienen el don de expresar amor sin necesidad de palabras. 

TAMBIÉN LEE: Tu relación debería ser un refugio seguro no un campo de batalla

cocinar

Mamá nos enseñó que dar a los demás nos llena el alma de muchas maneras, especialmente cuando es a través de lo que cocinamos. No importa qué tan elaborados o simples sean, cocinar es un acto de amor.

Es una actividad muy íntima y cuando compartes con otros lo que haces, estás demostrando que tienen tu apoyo, tu amor, tu respaldo, y ese es el tipo de cosas que realmente promueven el bienestar, el crecimiento positivo y la cercanía dentro de las relaciones.

Cuando cocinas con amor, fluyes y te dejas llevar por el momento; eres espontánea y te gusta que tus creaciones reflejen la belleza de tu alma. Cada pequeño logro en la cocina es un motivo de gran felicidad que merece ser compartida. Esa es tu forma de dar amor a otros.

Te recomendamos en video