Cocinar con tus hijos es la forma más especial de conectar corazones

Cocinar es una forma de mostrar amor

En esta vida tan acelerada, llena de pendientes y preocupaciones, encontrar un respiro se convierte en algo imposible pero cuando te gusta cocinar, eres capaz de disfrutar los pequeños instantes como nadie.

Cocinar es más que sólo seguir una receta y mezclar ingredientes en un tazón. Y es que cuando realmente disfrutas de ella, eres consciente de que cada detalle cuenta.

En estos días de caos, lo que hace que todo el proceso sea algo aún más enriquecedor es compartir con quienes más quieres. Quizá sea un poco complicado pero intenta hacerlo con tus hijos.

Cocinar es una ciencia pero también un arte en el que el corazón juega un papel importante. No tienes que preparar algo muy complicado para disfrutar y relajar tu mente.

tumblrmww84vdey4-338b27475c9b33ed92d5c25eb9319462.gif

Involucrar a los niños en el proceso de cocinar es algo realmente enriquecedor que crea una conexión única. No tiene que ser algo riesgoso ni algo con lo que no puedan. Desde elegir los tomates con los que harás esa salsa especial, hasta batir la mezcla de las galletas,  ellos pueden ser partícipes en tus creaciones.

Cocinar se ha convertido en una cura común para el estrés o el desaliento; un placer inexplicable que hace que sus vidas sean más felices, ¿por qué no compartirlo con quienes más amas? 

TAMBIÉN LEE: Quédate con quien te ame con tus rarezas y defectos que te hacen tan única

Quienes aman cocinar tienen un superpoder:  son capaces de expresar amor sin necesidad de palabras y al hacerlo con tus hijos, les transmites esa importante lección.  

Dar a los demás nos llena el alma de muchas maneras, especialmente cuando es a través de platillos deliciosos, hechos con amor.

Eres un ser creativo, capaz de transformar lo que hay a tu alrededor en arte. Para ti, el tiempo en la cocina es una oportunidad para ser mejor y compartir un pedacito de ti con los que amas.

anigifenhanced10-96e4c2a855934e489b5dfdba46be972c.gif
cocinar

Es una forma de pasar tiempo con tus hijos, contar anécdotas y conocerlos.  Quizá necesites más de una sesión para acostumbrarte a su presencia en "tu lugar sagrado" pero aprenderás a ser paciente y de paso, les harás ver que siempre pueden acudir a ti cuando lo necesiten.

TAMBIÉN LEE: Las mujeres resilientes no ven el encierro en casa como una prisión que les impide ser felices

A través de la cocina estás demostrando que tienen tu apoyo, tu amor, tu respaldo, y ese es el tipo de cosas que realmente promueven el bienestar, el crecimiento positivo y la cercanía. ¡Es terapéutico para ambas partes! 

Hay una satisfacción única en compartir tus platillos con otros y ver cómo disfrutan de cada bocado pero cuando son parte del proceso, se vuelve un recuerdo que perdura por siempre.

Te recomendamos en video