¡No tires la toalla! Te decimos cómo no abandonar tu rutina de ejercicios casera en los primeros días

La constancia es la mejor virtud para ayudarte a cumplir esta meta. Trabájala de esta manera.

Si entraste en modo fitness durante la cuarentena ¡no lo abandones! Iniciar es lo más complicado, así que si ya diste los primeros pasos, con estos consejos podrás prolongar tu rutina de ejercicios y disfrutar del cuerpo que deseas.

La decisión ya está tomada y te felicitamos. Estás haciendo lo mejor por tu cuerpo y tu apariencia, pero en el camino debes luchar con algunos factores, principalmente mentales, para mantenerte constante.

Lento pero seguro

Según Selecciones, en primer lugar no pretendas hacer todo en un día ni tener un cuerpo de hierro en las primera semanas.

Es importante que comiences de a poco y gradualmente vayas ajustando tus entrenamientos y alimentación hasta que tu cuerpo forme un hábito.

Descarta el aburrimiento

Un gran asesino de la motivación es hacer cosas que no te gustan.

Por este motivo, opta por ejercicios que te agraden, cambia tu rutina constantemente, añade música, busca un compañero que te ayude a sentirte mejor o varía los elementos que utilizas para que no aparezca el aburrimiento.

Rutina de ejercicios en cuarentena Busca un compañero para aumentar la diversión. - Pexels

Encuentra un círculo de apoyo

Coméntale a las personas más allegadas que piensas entrar en un plan para cambiar tu cuerpo y que estos te ayuden a mantenerte firme cuando pierdas la voluntad.

Esto definitivamente aumentará más tu compromiso.

Conviértelo en tu prioridad

Aunque en la cuarentena tengas más tiempo libre (pero también aplica si sigues tu rutina habitual), debes hacer del ejercicio una responsabilidad como cualquier otra que anotarías en tu agenda.

Encuentra una hora que te agrade para tal actividad y respétala.

Anota tu peso durante toda la cuarentena

Una manera de seguir encendido en el camino de la perseverancia es observar los resultados. 

Controla tu peso y tus medidas para que puedas observar los cambios, incluso en la ropa o fotografías, lo que te hará continuar haciendo ejercicios para seguir el proceso de transformación.

Te recomendamos en vídeo: