Rutina de ejercicios en casa para tener piernas de acero

Unas piernas marcadas y sexys serán tu mejor atractivo luego de finalizar el aislamiento.

Estar en forma es posible desde casa con una rutina de ejercicios que te harán tonificar y endurecer tus glúteos y piernas en la sala, habitación, cocina o comedor. Lo importante es vencer a la pereza de la cuarentena.

Antes de iniciar tu sesión de entrenamientos es importante que hagas una entrada en calor de aproximadamente 15 a 20 minutos. Puede ser bailando tu música predilecta o saltando la cuerda, que además te ayudarán a un extra en la pérdida de calorías.

Rutina de ejercicios

Tras esto, es momento de hacer steps, es decir, subir pequeños escalones para empezar a tornear tus piernas.

Ubícate frente a él y sube una pierna con el pie firme y viendo hacia enfrente. Da un paso hacia atrás con la otra pierna, flexionando y formando un ángulo de 90 grados. Sube y baja 15 veces con cada pierna durante tres series.

La rutina de ejercicios de Kate Middleton para mantenerte en forma durante la cuarentena

La duquesa tiene una rutina para mantener su espectacular figura tonificada

Después procederás a trabajar pantorrillas, muslos y glúteos con el ejercicio de la pelota.

Acuéstate en una superficie cómoda pero firme y coloca una pelota en tus pies. Con la espalda recta y los brazos estirados a los lados, sube los pies firmemente sobre la pelota, eleva la pelvis junto con la espalda hasta formar una diagonal. Haz este movimiento 10 veces en cuatro series.

Ahora es el turno de utilizar unas ligas o cuerdas para seguir trabajando esta área.

Rutina de ejercicios para piernas El sacrificio valdrá la pena para lucir unas piernas de modelo. - Pexels

Párate con las piernas abiertas a la altura de los hombros. Pisa las ligas en el centro y jálalas hasta el ombligo. Estira el brazo derecho hacia adelante para mantener el equilibrio. Levanta la pierna derecha hacia atrás apretando los glúteos y sostenla 10 segundos arriba antes de bajar. Haz tres series de este ejercicio con 10 repeticiones.

Por último, endurece tus muslos internos. Deberás recostarte sobre uno de tus costados, sostente la cabeza con uno de los brazos formando una escuadra. Cruza la pierna por encima de tu cuerpo y recarga la punta el pie sobre el suelo. Eleva la pierna más cercana al suelo hasta que sientas presión en el muslo.

Hazlo 10 veces durante 4 series y verás los resultados.