Tener una pareja que sabe bailar hace que tu vida sea más feliz

Nada mejor que tener una pareja que sabe bailar

Bailar es divertido y emocionante; nos trae calma y nos hace sentir bien. No se puede negar que hay algo en el baile que nos inspira, que nos llena de energía y que nos trae felicidad y si tu pareja sabe unos cuantos movimientos al ritmo de la música, debes saber que eres muy afortunada.

El baile en pareja puede ayudarte a obtener una conexión especial con esa persona que amas. Tomarse de la mano y acercar sus cuerpos les permite tener un acercamiento cara a cara y de corazón a corazón. Es la calidez que emana de sus cuerpo mientras se mueven de lado a lado, sin importar el género que bailen.

El baile despierta pasión y erotismo, después de todo, se dice que la danza y el sexo van de la mano y eso hace que sea irresistible. Puedes decir mucho sobre un amante en potencia por la forma en que baila. Bailar, como el sexo, no requiere música, pero a menudo es la chispa para encender el fuego para una buena sesión.

bailar

LEER MÁS: Las lecciones más valiosas de vida las aprendes bailando

Cuando bailas, tu conexión íntima también crece. Se abrazan y se tocan por más tiempo que un abrazo rápido. Su conexión física y sexual los hará sentir más sensuales.

Cuando bailas con tu pareja, la comunicación mejora pues los obliga a prestarse atención y comunicarse tanto verbalmente como no verbalmente, lo que profundizará su aprecio mutuo.

No es ningún secreto que el baile puede ser terapéutico, por eso se usa comúnmente como un calmante para el estrés. Salir a bailar les da un tiempo lejos de las responsabilidades. Es un escape y un respiro.

bailar

TAMBIÉN LEE: 4 cosas que cambian en una pareja después de casarse

No se necesita ser un experto para moverse en la pista.  Cualquiera puede bailar y de hecho, cualquier lugar es bueno para probar unos pasos. Pero si tu pareja sabe bailar, es una ganancia porque te sentirás segura y te darás cuenta de lo fácil que es seguirle el ritmo.  Deja de lado cualquier deseo de ser un perfeccionista en tu baile. Solo disfruta bailando.

Bailar con tu pareja es diversión pura y una puerta a la felicidad. Especialmente para las relaciones que han existido durante muchos años, esta podría ser una forma de salir de su zona de confort y explorar una nueva actividad juntos. Así que si tienes una pareja que sabe baila, ¡aprovéchala! y si ninguno de los dos tiene ritmo, dejen que todo fluya y verán que terminarán con una sonrisa.

Te recomendamos en video