Wellness

Cuando el cansancio emocional es mayor que el físico es momento de tomar un descanso

La salud mental no es un juego, conocerte te ayudará a saber cuándo parar

Cuando estamos enfermos procuramos tomar un descanso e ir al médico. Las oficinas acceden dar unos días si estás sintiéndote mal de la garganta o tienes un dolor de estómago.

Sin embargo, no hay paciencia para los problemas mentales. La ansiedad, la depresión o simplemente el cansancio emocional no es bien visto ni tampoco es aceptado.

No puedes pedir un permiso por agotamiento emocional por más que lo estés sintiendo. Por ello, normalmente ignoramos esos sentimientos reprimiéndolos hasta que creemos que desaparecen.

Pero si esquivamos esas pláticas con nosotros mismos es evidente que no conectaremos con el dolor. Simplemente se comenzará a traducir en otras áreas de tu vida. Esto ocasiona problemas que no son visibles, y por ende, son mucho más complicados de tratar.

También lee: Ansiedad nocturna, cuando la mente no puede tranquilizarse ni un momento

El descanso es tan importante para el agotamiento físico como para el emocional. En ambos casos nuestro cuerpo nos está avisando que necesitamos tomar un respiro, y concentrarnos en nosotros.

Parece que nos enseñan a concentrarnos en todos menos en nuestras verdaderas necesidades. Y con esto no hablamos del café o del día que decidiste quedarte viendo Netflix, es tomar un clavado en nuestro interior para corregir esas áreas que tanto problema nos están causando.

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos