Blanquea tu piel con esta sencilla mascarilla de limón y leche

Tu vida ajetreada hace que a veces descuides tu piel.

Sabemos que trabajas duro día a día y que a menudo descuidas tu piel. Blanquea tu cara con limón y leche en esta mascarilla.

Hay recetas ancestrales que usaban los faraones para cuidar su piel y esta es una de ellas. La leche no solo es beneficiosa para los niños.

TE PUEDE INTERESAR: Estas sentadillas son el secreto de Jennifer López para mantener su trasero

Como lo que queremos es tener uniformidad en el tono de toda tu piel, lo mejor es apelar a las mascarillas como estas:

Blanquea tu cara con limón y leche

  • Calienta la leche a una temperatura templada
  • Agrega el zumo de limón, la cantidad depende si deseas guardar una parte de la mezcla para más tarde.
  • Cuando la mezcla tenga una temperatura que puedas soportar, usa un algodón para extenderla en el área que desees blanquear. Tu rostro debe estar bien lavado.
  • Espera unos 15 minutos antes de comenzar a quitar la mezcla con agua y jabón neutro. Procura retirar cualquier resto de mascarilla

Nuestra recomendación es que lo hagas una vez al día durante dos semanas seguidas. Verás unos cambios importantes en la piel.

Como sabemos que el embarazo genera cambios hormonales que originan molestas manchas, esta mascarilla puedes aplicarla sin limitaciones.

Por esta razón es mentira que sea mejor hacer ejercicio en las mañanas

Todo depende del ritmo cardíaco y estilo de vida de cada persona.

A modo recomendación, te recomendamos que durante esos días no salgas mucho al sol. Tu piel estará en pleno proceso de regeneración y debemos darle oportunidad de sanar.

Como el limón tiene ácidos cítricos, la combinación con la leche es fundamental para lograr una acción más eficaz.

A su vez, la leche tiene un alto contenido de ácido láctico y sirve de blanqueador natural. Dile adiós a esas células muertas y a las manchas en el rostro.

Con información de Anderson Paredes

Te recomendamos en video: