Experto nos dice cómo retomar la actividad física cuando tenemos mucha flojera

Ya estamos a mitad de agosto y, ¿qué ha sido de nosotros tras días fríos, lluviosos y largas horas invertidas en Netflix con mucha comida para acompañar?

Instagram: @teamfit_ef

Celular: +569 85496874

Seguramente, la última vez que viste tus zapatillas deportivas fue hace unos tres meses, y de la motivación para hacer algo de deporte, ni hablar… podríamos seguir enumerando ejemplos, pero llega un punto que te obligas a detenerte y pensar que estamos a cerca de un mes del inicio de la primavera, y por lo tanto, se acercan días más cálidos. Además, acabamos de cambiar al 'horario de verano' y disponemos de más horas de luz al terminar la jornada. Entonces, ¿por qué no empezar a retomar la actividad física que dejamos por meses?

Darse el tiempo y volver a incluir el deporte en la rutina, cuesta, lo sabemos, pero si te planificas y sigues estos consejos, de seguro que se te hará mucho más fácil y llevadero. Primero, y lo más importante, no es sano pasar de un tiempo prolongado de sedentarismo a un ejercicio exigente e intenso de una sola vez. Retomar de forma gradual es fundamental para rehabituar al cuerpo a la actividad física y evitar posibles lesiones. Por ejemplo, puedes empezar haciendo ejercicio dos veces a la semana e ir aumentando paulatinamente a medida que vayas sintiendo que tu cuerpo va tolerando de mejor forma el esfuerzo físico.

Ponte una meta. Por pequeña que sea, como sentirse más activo, bajar 'equis' cantidad de kilos, disminuir el porcentaje de grasa corporal. Tener un parámetro de comparación siempre será bueno para saber si vas por el buen camino. Si tu meta va por el lado de bajar de peso, te recuerdo que el ejercicio será más efectivo en la medida que también cuides tu alimentación. El correcto efecto en tu cuerpo se basa en la relación 70% lo que comes v/s 30% lo que entrenas.

¿Y la motivación? Puede que este sea el punto más difícil de manejar, pero no imposible. En primer lugar, te propongo que elijas una actividad que te guste, en la cual la pases bien y no sea una 'tortura'. Seamos sinceros, el gimnasio no es para cualquiera, así como a otros les acomoda más que jugar un partido de fútbol. La actividad física elegida tiene que ir de la mano de las metas que te propongas y de tus intereses.

Otra forma de hacer más llevadera la vuelta a la vida fit es buscando un partner que te acompañe en esto. Hacer deporte acompañada te motivará más que haciéndolo sola. También es bueno buscar variedad. Alternar entre entrenamiento funcional o rutina de gimnasio durante la semana y una subida al cerro o salida en bicicleta durante el fin de semana, también es bueno para no caer en la rutina y el aburrimiento.

Por último, recuerda que los milagros no existen. Hacer un deporte y alcanzar las metas propuestas requiere de paciencia y perseverancia. Pero de seguro, si sigues estos simples consejos, retomar el hábito será mucho más fácil y encontrarás nuevamente la motivación. Hacer deporte es sinónimo de llevar una vida saludable y activa, por lo que debes disfrutar el proceso, compartirlo e incorporar la actividad física a tu rutina. ¡Mucho ánimo!

Te recomendamos en video