Todo lo que debes saber de la eyaculación femenina o 'squirting'

Te contamos qué es el squirting y cómo lograrlo

El squirting sucede justamente cuando experimentas el clímax en su máxima expresión.

Pero exactamente ¿de qué se trata el squirting? Explica la sexóloga Liz Hernández, en su cuenta de instagram @sexoessalud que el squiting “es la expulsión de líquido que sale de adentro de la vagina a presión, resulta muy placentera y es una respuesta del cuerpo”. Precisa la sexóloga que muchas mujeres quieren aprender a lograr un squirting.

También lee: Cómo disfrutar mi vida sexual si mi pareja tiene un pene pequeño

Por su parte, la sexóloga Beatriz Espina, en su red social @orienta conducta precisa que para lograr el squirting es importante conocer sobre la estimulación que se debe brindar justo en la terminación del clítoris dentro de la cavidad vaginal. “Es un fliodo muchas veces tabú y cuya existencia se ha discutido incluso en seminario de expertos”.

Logra el squirting siguiendo 3 pasos

Jugueteo

Una relación sexual excitante y satisfactoria comienza con besos, abrazos y una que otra caricia provocativa. Todas ellas ejecutadas con delicadeza hacen que un squirting esté cada vez más cerca.

Durante este primer paso los genitales pasan a segundo plano, pues lo que realmente importa es que él te roce, te bese y acaricie con sus manos, boca y labios.

Roce genital

Ahora sí, con total libertad pueden involucrar los genitales. Si estás con tu chico, hazle saber que estás preparada para que acerque su pene contra tu vagina mientas se estimulan mutuamente.

Si estás sola, ni te preocupes que el placer también lo tienes garantizado. Lo lograrás usando tus manos o hasta con juguetes sexuales, como vibradores de todo tipo y tamaños. Si es necesario, ayúdate con suficiente lubricante. Usar una importante cantidad de este líquido proporciona bienestar y te relaja por completo.

También: Este es el 'squirt sexual' y las 3 técnicas para conseguirlo

Toques manuales

Cuando tu excitación está en el punto máximo, pídele a él que te acaricie el clítoris, pero sin olvidar los senos, el cuello y la parte interna de las piernas, tus otras zonas erógenas. Esas caricias pueden combinarse con sexo oral, que por cierto es de las técnicas favoritas de las mujeres.

Podríamos decir que el placer que sienten con el sexo oral se asimila mucho al que ellos logran con el sexo anal, ese que tanto les llama la atención y quieren practicar siempre.

También lee

Te recomendamos en video: