Ver películas puede ayudarte a calmar el dolor, según los expertos

Tu película favorita será tu mejor aliada para ese mal día

Por Karen Hernández

A veces, el plan perfecto para pasar una tarde libre es ir al cine o quedarse en la cama viendo películas. Y es que, además de que entretienen y emocionan, resulta que también pueden aliviar tus malestares.

        DESCUBRE MÁS

 

Según científicos de la Universidad de Oxford, la propiedad analgésica de las películas es real, pues existe un incremento en los niveles de endorfinas, hormonas encargadas de hacerte sentir bien.

Video por Mario Grullón

El experimento que realizaron estos científicos, consistió en reunir voluntarios, dividirlos en dos grupos y proyectarles dos cintas sin que se movieran de sus asientos. El primero, tuvo que ver la película Stuart: Una vida al revés (con Benedict Cumberbatch y Tom Hard), cuya trama es bastante emotiva. Por su parte, el segundo grupo, tuvo que ver un documental informativo.

Los resultados afirmaron que, en el grupo de 'Stuart' estaban tan emocionados que aguantaron durante más tiempo la proyección que el grupo al que se le proyectó el documental, aún cuando estuvieran en una postura incómoda.

via GIPHY

Una vez terminadas las proyecciones, se midió el umbral de dolor de los participantes, concluyendo que los primeros sintieron menor daño ante el estímulo doloroso (estar mucho tiempo en posición recta en un asiento incómodo) que los segundos, ya que liberaron más endorfinas, incrementando su umbral de dolor.

Las endorfinas funcionan como un analgéstico natural y aunque en este caso se trató de una película emotiva, éstas se liberan también a través de la risa (películas de comedia). Lo que sucede en el caso de los dramas, según los científicos, es que nos hace sentir una mayor conexión con las personas que nos rodean, despertando una sensación reconfortante o motivante. Psicólogos de Hodgson & Burque (en Coruña, Espala), afirman que películas como La lista de Schindlers, de Steven Spielberg, que parecen muy tristes, en realidad levantan el ánimo ya que proyectar una situación que invita a hacer un cambio en nuestra forma de pensar y ver el mundo. Por su parte, una película como Amelié, de Jean-Pierre Jeunet, nos motiva a ver nuestras cualidades y elevar nuestra felicidad.

¿Y las películas de terror? Afirmativo, éste género también tiene sus efectos positivos. Un estudio realizado a 32 hombres y mujeres reveló que el ver películas de terror incrementan los glóbulos blancos, los cuales hacen que el sistema inmunológico se fortalezca ante enfermedades. Además, cuando disfrutas asustarte con estas cintas, tu cerebro libera dopamina y serotonina, que hacen que te sientas motivado para enfrentar el peligro, al tiempo que se liberan opiáceos, que provocan un efecto anestésico. Sólo trata de que no sean demasiado perturbadoras o no conciliarás el sueño.

Ahora ya tienes más razones para ir con esa persona especial al cine o quedarte en casa toda la tarde y si te sientes con los ánimos bajos, la mejor medicina será tu película favorita.