Wellness

Este es el momento en que debes decirle ‘adiós’ a una amiga

Con el paso de los años deja de ser importante el número de amigos y cobra mayor importancia lo que nos aportan

Por Mayte Prida*

La amistad es una relación de cariño y afecto entre dos o más personas. Las mujeres particularmente, tenemos la necesidad de expresar nuestros sentimientos y compartirlos, aprendiendo de nuestras amigas y con ellas. De esas relaciones, por lo general, obtenemos compañía, comprensión, calor humano y amor.

DESCUBRE MÁS

  1. Los 10 mandamientos de la amistad que no puedes romper
  2. Las frases de ‘Carrie Bradshaw’ que nos demuestran el valor de la amistad y el amor propio
  3. ¿Existe la amistad sin atracción entre hombres y mujeres? La ciencia revela la verdad

 

Varios estudios científicos sugieren que «las mujeres que tienen lazos estrechos con un grupo de amigas son menos propensas a tener enfermedades, pues tienen el sistema inmunológico más fuerte». Pero, ¿qué pasa cuando alguna de aquellas personas a las que consideramos nuestra amiga nos trastorna más de lo que nos aporta, convirtiéndose en una carga emocional?

Cuando éramos niñas, mientras más amigas tuviéramos era mejor. Teníamos más fiestas de cumpleaños, más visitas de juego y más regalitos. Pero conforme vamos creciendo la cantidad ya no es tan importante como la calidad, y aunque nos gusta tener relaciones amistosas con un gran número de mujeres, nuestro tiempo nos limita.

Si somos madres de familia, trabajamos, tenemos el cuidado de la casa, tratamos de hacer algo de ejercicio, etcétera, y es muy difícil tener tiempo para las amigas. El día tiene únicamente 24 horas para todos, aunque a veces pensamos que tiene más. Aquí es en donde debemos entrar esa balanza interna que nos permite analizar si lo que nos aportan nuestras amigas es tan valioso como lo que nos quitan. Si la balanza se va hacia el lado de la aportación merece la pena la amistad, pero si la balanza se inclina hacia el lado del desgaste, debemos alejarnos paulatinamente de esas personas por nuestro bien emocional, espiritual y hasta físico.

No es necesario terminar con la amistad de la noche a la mañana. Una de las grandes lecciones que aprendí en mi lucha contra el cáncer es la de discernir mi círculo de amistades, eliminando poco a poco el tiempo que paso con las amigas que en realidad necesitan más a una psicóloga que a mí.

Creo que a todas nos han tocado amigas que tienen tantos problemas que acaparan nuestro tiempo para olvidarse de ellos, así como personas a las que no les gusta estar solas y necesitan compañía para llenar su vida. O quienes nos utilizan para conseguir algo y en cuanto lo obtienen comienzan a alejarse.

Debemos basar la amistad y elegir nuestro círculo de amigas en función a lo que aportan a nuestra vida, es decir: momentos agradables, sentimientos de bienestar, crecimiento espiritual, respeto, etcétera.

La vida tiene muchos colores y matices, y la amistad se fortalece en momentos difíciles y de crisis, pero también debe ser compartida con seres especiales; nuestro círculo de amigas debe estar formado por aquellas personas que crecen con nosotros. Por eso, debemos ser selectivas al escoger a nuestras amistades recordando que lo más valioso que tenemos como seres humanos es el tiempo, el cual, debemos de dárselo a quien verdaderamente se lo merece.

*Mayte Prida es presentadora de televisión y radio en los Estados Unidos. Autora de varios libros de superación personal y es conferencista. De acuerdo a la revista People en español, es una de las 25 latinas más influyentes en los Estados Unidos.

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos