Recupérate de los excesos del fin de semana

Si cumpliste todos tus antojos culposos de fin de semana, empieza la semana limpiando tu cuerpo.

Nos encanta el fin de semana porque podemos darnos esos lujitos con la comida que tanto los limitamos de lunes a jueves. Y más ahora que estuvimos festejando a papá y no faltó la carne asada, las reuniones familiares y de más.

Lo peor sucede cuando llegas al lunes con esa sensación incómoda de inflamación y retortijones en el estómago porque, claro, te pasaste de la raya. Lo bueno, es que tienes 4 días a partir de hoy para alivianarte y recuperar tu estómago con los siguientes consejos.

Agua a todos lados

Dos litros de agua diarios te ayudarán a disolver mejor toda la grasa que se quedó acumulada en tu organismo, además de acelerar tu metabolismo y hacerte sentir mucho más ligerita. Si no estás acostumbrada a beber agua natural, puedes darle sabor con un poco de limón.

Olvídate de…

Grasas, azúcar y sal o alimentos muy condimentados. Por ejemplo, si vas a prepararte tu agua de limón, no le pongas azúcar. O si decides cocinar verduritas al vapor, no agregues sal.

En este proceso de “limpia”, lo menos que debes hacer es meterle a tu cuerpo jugos o gaseosas, alimentos pesados o difíciles de digerir.

Verduras todos los días

Como propósito, incluye una buena porción de verduras en todas tus comidas (desayuno, comida y cena). De preferencia brócoli, apio, betabel y espinaca.

Té en lugar de café

Ayúdale a tu cuerpo a acelerar la digestión con un té o infusión natural después de cada comida. Trata de suspender el consumo del café sólo por esa semana.

Camina

Lo ideal es hacer una rutina de ejercicio completa, pero si no te da tiempo entre semana, ponte como objetivo caminar media hora todos los días.

Snacks

Para el antojo entre comidas, lo mejor es fruta, una ensalada, atún o barras energéticas. De ninguna manera optes por las botanas grasosas.

Lo mejor es aplicar este plan todas las semanas para que nuestro cuerpo no resienta los excesos. Además no es necesario llegar a ellos, puedes comer de todo pero moderadamente y evitar los estragos y las dietas.