Pensamientos que nos impiden terminar una mala relación

Lo más difícil de alejarte de una persona es hacerlo sin culpa.

Las relaciones terminan por infinidad de razones en las que no siempre el otro tiene la culpa. En ocasiones somos nosotros mismos quienes armamos todos los escenarios para que así sucedan, pero también para que no pase nada.

Se crean vínculos emocionales tan fuertes que, sin importar la gravedad del asunto o qué tanto daño nos estemos haciendo, preferimos quedarnos que dar las gracias. Justo cuando estamos decididos, hay algo que nos hace dudar y no nos deja retirarnos dignamente y sin culpas. Estos son algunos de los pensamientos más recurrentes que nos impiden cerrar un cliclo con una persona.

Es demasiado lindo, no lo quiero lastimar

Psicológicamente, es mucho más fácil terminar con una persona cuando te ha herido que cuando simplemente no termina de convencerte su manera de amar. El sentimiento de culpa le gana a la sensatez y a veces no sabemos qué hacer o qué decir para no irnos con un mal sabor de boca o pensando que lo pudimos haber hecho de otra forma.

En el mundo hay mucha gente buena y honesta, cuando coincidimos con una de ellas y simplemente no hacemos clic, decir adiós se vuelve complicado. Pero ojo, no podemos obligar al corazón a sentir de más.

…Pero tenemos una historia

La vida está hecha de historias, pero eso no quiere decir que sean buenas. No importan los años que lleves de relación si en todo ese tiempo no has construído algo sano.

Cualquier historia necesita buenas bases, cuando el edificio se tambalea, quedarte ahí es un riesgo de caerte con todo.

Es muy común mantenernos apegadas a una relación por todas las experiencias que hemos tenido juntos, más que por la misma persona.

En algún momento hubo amor

Nada más triste que despedirte de una persona a la que amaste alguna vez, aunque ahora no. Cuando este es el caso, nos aferramos a la esperanza y a los recuerdos de un momento que se sintió demasiado bien.

A veces creemos que el amor es suficiente, y nos quedamos viviendo en la idea de que estaremos juntos para siempre. El amor es la ilusión, la idea y la emoción de que suceda siempre lo bello, pero son el compromiso y la voluntad los que nos hacen trabajar por ello.

No encontraré a nadie como él

Exacto, la idea es encontrar a alguien diferente. Ni mejor ni peor.

De las cosas más difíciles, es deshacernos de ese modelo de relación y persona con la que no te sientes satisfecha y buscar uno nuevo. Quedarte por temor a una soledad eterna o a un historial de fracasos te aleja de cualquier posibilidad.

Viaja al pasado, antes de conocer a la persona con la que estás ahorita y piensa en la forma en que llegó a tu vida. Impredecible y sorpresivamente.

La esperanza del cambio

Hay que conocer nuestros propios límites para reconocer los de la relación. No importa si decides permanecer con una persona aunque no sea lo que esperas, pero no creo que sea una buena manera de apreciar y valorar tu tiempo.

La esperanza muere al último, pero mientras no estés contenta ni feliz, el final puede suceder en un segundo. Tú lo decides.