5 acciones donde el “te amo” va implícito

Hay palabras que pueden sobrevivir solas, hay otras que deberían ir marcadas con una acción. En una pareja, la intimidad se logra cuando realmente podemos conectar las dos cosas, cuando podemos ir más allá de las promesas y lo bonito que suena un “te amo”.

En la mayoría de los casos, siempre seremos las mujeres quienes tendremos más facilidad para expresar lo que sentimos. Decir “te amo” solo cuesta trabajo cuando lo decimos por primera vez. Pero después se convierte en algo que hasta nos causa un placer emocional extraño.

Me da la impresión de que a ellos no les pasa igual. Los hombres tienden a ser un poco herméticos al expresarse, pero eso no quiere decir que no puedan demostrar su amor de otras formas.

Incluso algunas veces estas dos palabras les pueden quedar cortas. Decir “te amo” no necesariamente implica haber llegado a un nivel íntimo superior en la pareja, pero hay 5 cosas que sí lo demuestran.

Intercambian las llaves de casa

De cualquiera de las partes, acceder a darle total libertad de entrar y salir a su propio espacio, es digno de reconocerse como un acto de amor de alto nivel. No sólo por el grado de confianza que implica, sino porque es de las partes más íntimas en tu vida.

Involucrar a las familias

Sin duda es importante. Es el acercamiento a sus raíces, al por qué de muchas cosas que quizá no entendías hasta ese momento. Cómo interactúa con su familia; su madre, sus hermanos, su papá, hablará mucho de la persona con la que has decido estar. Por eso es que la decisión de hacerte un espacio en la familia no es tan sencilla.

Ceden a cosas que normalmente no harían

Después de un tiempo, y si su relación va bien, empezarás a notar cómo tú y tu pareja comienzan a acceder a ciertas cosas que normalmente les resultaban muy lejanas. Por ejemplo, pasar la noche juntos sin tener sexo necesariamente, o dejar una reunión con los amigos para pasar tiempo juntos, sin tener sexo necesariamente.

Hago hincapié en el sexo, porque de repente el drama nos hace pensar que detrás de un “mejor me quedo contigo”, hay sexo de por medio. Si alguna vez lo has sentido así, date la oportunidad de hacer lo contrario, y si al final sí hay sexo, pues qué mejor.

Discuten como adultos

Por muchas demostraciones de amor que se tengan, siempre habrá asuntos que resolver (por no decir problemas), la diferencia es que, cuando hay intimidad emocional, las cosas se resuelven más fácil. Los dos se escuchan y se dan la palabra, pueden no estar de acuerdo siempre, pero no hay gritos ni palabras hirientes, solo verdades objetivas y comprensión.

Cuando una pareja llega al grado en el que hasta discutiendo se entienden, créanme, ya están del otro lado.

Su acercamiento no solo es físico

Que se preocupen uno por el otro, se den prioridad, intercambien palabras, se vean a los ojos, sean francos sobre lo que no les gusta y sí les gusta, son tipos de acercamiento emocional. Al principio de una relación, todo son caricias, besos y arrumacos. Cuando ese tipo de contacto físico da lugar a otro tipo de cosas más profundas, es señal de que la relación ya se estabilizó. Es decir, ya pueden hablar sobre temas profundos y de interés para ambos, porque no toda la atención está en cómo se ve o se siente físicamente.

Ojo, con esto no sugiero que la parte verbal no sea importante. Pero decir mil veces “te amo” al día sin ningún acto que lo sustente como los que acabo de mencionar o muchos otros, las palabras pierden su valor y se quedan solo en la costumbre.