Lluvia de estrellas leónidas: cuándo y dónde verla

El cielo nos dará un hermoso regalo.

En la noche del 16 y 17 de noviembre, la lluvia de estrellas denomidado “Leonidas” que como cada otoño hace su aparición en el cielo, alcanzará su máximo esplendor y nos regalará un fantástico espectáculo.

Las Leónidas forman parte de los restos dejados por el cometa 55P/Tempel-Tuttle descubierto por Wilhelm Tempel en 1865 y confirmado un año después por Horace Parnell Tuttle.

En su paso por la órbita terrestre, las partículas desprendidas de éste siguen en su órbita por eso cada lluvia es visible.  Cuando los meteoros ingresan a la atmósfera, por su tamaño y composición, se desintegran provocando un espectáculo de inigualable belleza que debido a la fricción se desintegran en su mayoría, y dejan ver una luz brillante.

Los fragmentos más pequeños se queman en la atmósfera produciendo una estrella fugaz”, pero los más grandes pueden realmente producir una impresionante bola de fuego. Los rastros  de los meteoros son blanco azulado y los más rápidos tienen una tonalidad verdosa.

Cómo ver la lluvia de estrellas

Se podrá apreciar en total magnitud en el Hemisferio Norte, en lugares sin contaminación lumínica, es por esta razón que los observatorios son la principal opción para disfrutar del  espectáculo de las Leonidas.

Para observar este fenómeno, lo mejor será buscar un lugar desde donde podamos ver todo el cielo a simple vista sin necesidad de utilizar telescopio o binoculares. Cerca del campo o en la montaña podrían ser  buena opción ya que esta libre de la contaminación. Otro punto a favor es que no tendremos presencia de la Luna, por lo que el espectáculo será perfecto para ver la lluvia de estrellas.

Hay numerosas  lluvias de estrellas a lo largo del año, pero ninguna tan intensa como las “Leónidas”. A medida que el cometa helado se acerca al Sol desprende partículas de polvo (más o menos del tamaño de un grano de arroz) a lo largo de su órbita y llegan a alcanzar los 210.000 kilómetros. Si bien este año se espera que se observen entre 10 y 15 meteoritos por hora.

No será hasta el año 2031 cuando tengamos una auténtica tormenta de meteoros coincidiendo con el próximo paso del perihelio del Temple-Tuttle. Podrían contabilizarse más de 100.000 meteoros por hora. Para eso, aún habrá que esperar unos años.

Si se quiere tener una foto de postal, conviene colocar un gran angular en la cámara y apuntar hacia la constelación de Leo. Aunque las estrellas fugaces parezcan provenir de Leo, en realidad podemos observarlas en cualquier parte del cielo".

Te recomendamos en video: