10 razones para incluir más arándanos en tu dieta

Además de ser deliciosos y un súper alimento, tendrán efectos positivos en tu salud.

Su color rojo intenso indica su alta concentración de fitoquímicos antioxidantes, estas sustancias previenen los daños asociados a la exposición a los radicales libres, los neutraliza y te ayudan a tener una mejor calidad de vida.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, los arándanos son uno de los frutos con mayor concentración de antioxidantes.

DESCUBRE MÁS: 

 

Los arándanos contienen proantocianidinas, sustancias que ayudan a prevenir y tratar infecciones de manera más fácil.

Los arándanos no sólo protegen tu piel, también se encargan de cuidar tu boca pues previenen la adhesión de placa dental disminuyendo las posibilidades de padecer gingivitis.

Contienen quercetina, flavonoide que se ha relacionado con la prevención de algunos tipos de cáncer.

Su aporte de vitamina A contribuye a la protección de la vista así como la flexibilidad y lozanía de las membranas.

Imagen foto_00000002

Su alto contenido de potasio ayuda a relajar los músculos, así que si sufres de calambres, consumir arándanos acabará con esos problemas.

También son una fuente importante de selenio, que ayuda a aumentar las defensas de tu organismo y actúa contra alergias, aumenta la fertilidad y favorece la función celular hepática.

Son fuente de fibra soluble e insoluble lo cual quiere decir que mejorará tu digestión y evitará el tránsito intestinal lento.

Ayudan a absorber el colesterol consumido en la dieta y a eliminarlo.

¿Cuánto consumir?

Lo ideal es que consumas media taza de arándanos deshidratados o un vaso de 200ml de jugo en la comida o en el desayuno.

Con información de Esther Schiffman Selechnik, nutrióloga para Cranberry Marketing Committee.