5 cosas que no sabías de la quínoa

Aunque te encante esta semilla, probablemente sólo sabías que era rica en proteínas.

Casi de la nada, la quínoa se ha ido transformando en un ingrediente indispensable en nuestra dieta. No necesariamente para bajar de peso, sino por ser muy saludable y ser altamente proteico.

Incluso fue publicado un estudio por la Universidad Brigham Young de Estados Unidos, en el que aseguran que la quínoa poseería hasta el doble de proteínas y menos carbohidratos que los cereales.

Sin embargo, por más que seas fanático, es muy probable que no conozcas 5 aspectos de ella.

 

No es un grano

A pesar de que la cocinamos y comemos de la misma forma que otros granos como el arroz, en esencia es pariente de la espinaca, betarraga y de la acelga. La parte que solemos comer es tan sólo la semilla, aunque también podrías comer las hojas.

Es una proteína completa

Si bien recién hace un par de años, la quínoa es famosa por sus beneficios nutricionales, ya en 1955 hubo una investigación en la que se señala: “Mientras ningún tipo de alimento puede otorgar todos los nutrientes esenciales para vivir, la quínoa es lo más cercano que existe tanto entre las plantas como en el reino animal”.

Se le denomina “proteína completa”, ya que contiene los nueve tipos de aminoácidos esenciales que no pueden ser elaborados tanto por el cuerpo, por lo que provienen de los alimentos.

Existen más de 100 tipos

Según Whole Grains Council (Concejo de Granos Enteros), existen al menos 120 variedades de quínoa. Las más típicas son la quínoa blanca, roja y negra. La blanca es la más fácil de encontrar en tiendas, mientras que la roja es la más usada en ensaladas al tener una textura más consistente. En cambio la negra tiene un sabor más terrenal y dulce.

También existe harina de quínoa y hojuelas.

Debes enjuagarla

En general, si no lavas las semillas pueden venir con un sabor bastante amargo. No obstante, la mayoría de la quínoa que es vendida en las grandes tiendas ya está enjuagada.

El hilo que cuelga

Al cocinar la semilla, libera un tipo de “cola”. De acuerdo con el sitio web Forberg, ese “hilo” sería un microbio de la semilla que se separa de ella al estar al dente.

Fuente: Huffington Post