6 errores que cometes que hacen que tu pareja se aleje de ti

¿Sientes que tus relaciones siempre son desastrosas? Esta guía te ayudará a entender mejor por qué de pronto tu pareja se aleja

Has conocido a alguien y cuando crees que todo está marchando a la perfección, se aleja hasta desaparecer del mapa. Quizá tengas una pareja estable pero últimamente has sentido un distanciamiento o una evasión en ciertos momentos. O tal vez acabas de terminar una relación y sigues con la esperanza de reparar las cosas sin éxito alguno. ¿Te ha pasado? entonces quizá estés cometiendo uno de estos errores.

Y vamos, no es que una esté mal todo el tiempo, cada quien tiene su forma de ser y cualidades que te hacen ser un buen partido. El problema surge cuando una se psicotiza y comienza a adoptar acciones aprehensivas o dominantes con el otro.

A nadie le gusta ser controlado y una cosa es tener un común acuerdo de mutuo respeto y espacio personal y otra muy diferente pretender que el otro hará tu santa voluntad. Si sientes que tu prospecto se está alejando, quizá debes evaluar si estás haciendo una de estas acciones.

Lo llamas sin parar y se nota tu desesperación por hacer que regrese a ti. 

¿Se fue? Déjalo. No tienes por qué estar rogando a nadie ni nadie tiene por qué estar a tu lado si no lo quiere así. Si aún hay algo, con una conversación madura podrían reparar algo, pero nada de rogar ni tomar actitudes infantiles.

Le mandas mensajes de texto por el simple hecho de que sabes que va a contestarte.

Quizá la persona tenga siempre la cortesía de contestar, pero llegará un momento en el que lo hagas sentir hostigado y deje de hacerlo o que lo haga por simple inercia en vez de porque de verdad quiere hacerlo..

Cuando sale sin ti, lo llamas y/o le mandas mensajes de texto toda la noche para asegurarte de que esté portándose bien

No eres su nana ni su mamá, eres su pareja y si realmente tienen una relación sana y estable, confiarás en el otro a como dé lugar. Una llamada o un mensaje de texto está bien para saber cómo van las cosas pero no más, pero no te conviertas en la novia psicópata a la que le tiene que rendir cuentas todo el tiempo.

 

En un intento desesperado de ponerlo celoso, publicas imágenes con chicos en tus redes sociales

El juego de poner celoso al otro casi nunca termina termina bien. A veces, cuando los provocamos sin quererlo o con intenciones vengativas, pueden hacemos sentir más queridas pues el otro aprende a apreciar aún más lo que tiene frente y otros añoran (y no pueden tener, ¡ja!) Pero cuando es con intención de "hacerlo cambiar de opinión", se vuelve una situación enfermiza. Demostrarle a tu pareja que tienes relación con otros hombres y exponerlo en redes sociales, sólo lo hará ver como una medida desesperada por atarlo (cuando la relación está deteriorada). Lo único que provocarás será que te bloqueé o que simplemente te ignore.

Cuando las cosas van mal, intentas distraerte del dolor bebiendo, festejando, comiendo en exceso o teniendo relaciones sexuales con otros hombres

La frase "un clavo saca a otro clavo" no siempre funciona como esperamos y todas esas cosas que crees te harán olvidar, terminan por lastimarte más y causar una grieta aún mayor entre tú y tu ex. Si él decide tomar distancia o marcharse, lo mejor es dar espacio. Si haces todas esas cosas, lejos de recuperarlo o arreglar las cosas, terminarás por empujarlo más y más.

En tu depresión, dejas de hacer las cosas que mejoran tu vida, como hacer ejercicio, comer bien, pasar tiempo con amigos y conocer gente nueva

El descuido propio es lo peor que una puede hacer. Nada ni nadie vale más que tu y si dejas de hacer todo aquello que te hace bien, probablemente terminarás haciendo todos los puntos anteriores hasta romper más tu relación con el otro y deteriorar tu físico y tu mente. De nada sirve quedarte todo el día sin arreglarte o sin hacer lo que te gusta si al final terminarás alejando más a los que te quieren (y entre ellos quizá, la persona en cuestión)