Las técnicas y trucos "old school" para arreglar el cabello

Esta semana la estilista Margarita Larraín nos dice cómo arreglar nuestro pelo como queramos, en caso de que no tengamos ninguna herramienta ¡Así lo hacían nuestras abuelas!

Hoy muchas jugamos con nuestro pelo, cambiándolo de forma gracias a las diferentes tecnologías, herramientas y productos que existen. Pasamos de liso a rulo con una onduladora; de crespa a lisa con una plancha de pelo; damos volumen con un brushing y secador, y todo en sólo algunos minutos. Claramente hace varios años ninguna de estas herramientas existían, y aún así las mujeres estaban siempre perfectamente peinadas, le daban diferentes formas a su cabello y lograban efectos increíbles; eran quizás más preocupadas por sus looks que ahora, que es más fácil. ¿Cómo lo hacían? Para las fanáticas de las técnicas Old School, que nos les gusta aplicar calor pero quieren moldear su pelo, les contaré cómo lo hacían antiguamente, lo cual siempre es útil cuando no tenemos las herramientas o si queremos cuidar más nuestro pelo.

DESCUBRE MÁS:

 

La primera y más famosa técnica oldy es la toca, con la cual alisaban el pelo dejándolo lacio sin la ayuda de ningún químico. Si bien es una técnica algo compleja, una vez que se le agarra la mano resulta muy fácil y efectiva. A grandes rasgos consiste en estirar y enrollar todo el pelo húmedo alrededor de la cabeza para que se seque estirado. Para un liso más perfecto, después de un rato se enrolla para el otro lado. Este es el paso a paso:

1. Moja tu pelo sin que gotee; desenrédalo y haz una partidura al costado.

2. Con una peineta de dientes bien juntos peina el mechón de la partidura estirándolo bien y sujétalo con pinzas plateadas para que no se marquen.

3. Estira el mismo mechón y sujeta con pinzas a la altura de la oreja.

4. Sigue peinando el pelo hacia atrás, rodeando la cabeza y sujeta con pinzas a la altura de la nuca

5. Sigue estirando el pelo, como si enrollaras tu cabeza con él, pasando por encima de la parte que ya trabajaste (la cantidad de vueltas dependerá del largo).

6. Continúa peinando y estirando el mechón que queda y enróllalo en la misma dirección anterior, pasando por encima de la parte ya trabajada y fija con pinzas.

7. Una vez finalizado pon una malla encima de toda la cabeza hasta que se seque, lo que dependerá del largo y cantidad de pelo que tengas. Generalmente es bastante tiempo, pero vale la pena para un resultado de liso natural. Si eres muy rulienta te conviene esperar una rato con el pelo enrollado hacia un lado y luego enrollarlo hacia el otro y esperar que se seque completamente.

Si lo que quieres es ondular el pelo también de manera natural, hay un truco con tela. Lo primero que necesitas es una sábana o polera vieja que puedas romper; luego debes cortar varias tiras donde el largo y ancho de éstas va a determinar el tipo de rulo que logres. Mientras más corta y delgada la tira (por ejemplo 3 cm de ancho x 30 de largo), te quedarán más apretados que si las tiras son de 13 cm de ancho y 46 de largo. También puedes mezclar diferentes grosores para un look más desordenado.

Luego, con el pelo húmedo pero no mojado, separa tu pelo en dos y amarra una de las partes. De la parte suelta agarra el extremo de un mechón, ponlo en el centro de la tela y dóblala sobre el. Después enrolla el pelo hacia arriba alrededor de la tira de género y finalmente cuando llegues al cuero cabelludo amarra los dos extremos de la tela. Espera que se seque completamente, saca las tiritas, ¡y listo!

Finalmente, no podemos olvidarnos de los famosos tubos, clásicos de Doña Florinda e infalibles cuando se quiere lograr movimiento y volumen. Para obtener volumen es importante que coloques los tubos bien pegados al crecimiento del pelo levantando la raíz, y si quieres darle movimiento a tu pelo debes tener en cuenta que mientras más delgado el tubo, más cerrada será la onda, en cambio si es más grueso quedará una onda más abierta y natural. Aplícalos en húmedo y espera que el cabello se seque completamente antes de retirarlos.

Ya conoces todo el trabajo que realizaban antiguamente las mujeres para lucir unos peinados espectaculares, así es que ya no tienes excusa para lucirlos tu también, ya sea con las herramientas y productos modernos, o con las antiguas técnicas que cuidan tu pelo. ¡Prueba la que más te acomode!