Si el estado de tus uñas y cutículas da pena ¡sigue estos consejos!

Pintarlas puede ser toda una odisea, ni hablar de hacer algún nail art –sobre todo cuando no tienes tiempo y necesitas el pulso de un cirujano para que quede perfecto– y peor si el estado de uñas y cutículas es lamentable. Sigue estos tips de cuidados.

¿Sabías que el primer error que cometemos al aplicar esmalte de uñas es utilizar demasiado? El consejo de manicuristas profesionales es simple de seguir en casa: cuando saques la brocha, deja esmalte sólo a un lado; retira el exceso recargándola en la orilla del frasco y comienza a pintar en el medio de la uña, presionando hacia la cutícula para no manchar la piel. No olvides cubrir cada rincón y, sobre todo, de pasar la brocha por la orilla frontal de la uña, para que el acabado sea más profesional. Así evitarás que el esmalte se descascare demasiado rápido.

Más: Tendencias de cabello para 2016: ¡Pelo accesorizado!

Si sientes que un color es aburrido, pero tampoco eres expertas del nail art, puedes empezar con métodos sencillos para dar un toque diferente a las uñas. Por ejemplo, el glitter. ¿Cómo hacerlo? Aplica tu tono favorito como base, déjalo secar unos minutos, y sella con una capa de esmalte con glitter. Para un acabado discreto, pasa la brocha normalmente. Si buscas algo más intenso, colócalo dando golpecitos con la brocha, para que se acumulen los toques de brillo.

Otra opción simple son las rayas. Para ello traza una línea horizontal en tu uña para un efecto gráfico. Recarga el dedo en una superficie plana, elige un esmalte de brocha fina, decide dónde quieres la línea, apunta, y sólo rueda tu dedo de un lado hacia el otro. ¡Listo!

Más: 6 infalibles cuidados de manos y piel que no te pueden faltar

Las cutículas
Son muy delicadas y, al igual que las manos, son agredidas por la temperatura, el agua, los productos químicos, etcétera. Las cutículas cumplen una función muy importante, que es la de proteger el lugar de nacimiento de la uña, que es la parte más delicada de la misma. Si cortamos y eliminamos la cutícula –algo que erróneamente muchas hacemos– se corre el riesgo de una infección.

Por eso en vez de eliminarla, debemos cuidarla y protegerla para mantener su flexibilidad y evitar la formación de esos pellejitos que tanto molestan. Sigue los 5 consejos que te dejamos en la galería.

Más:

Tutorial de belleza: mejores tips para hacer contorno de rostro