Lo que debes saber sobre la limpieza de las brochas de maquillaje para salvar tu piel

Comprar maquillaje de buena calidad es tan importante como ser cuidadoso con la limpieza de brochas y pinceles para prevenir futuras enfermedades en la piel.

Por lo general, las mujeres nos caracterizamos por tener un gran cosmetiquero, con mucho maquillaje, muchos guardados sólo “porque sí”, mientras que otros implementos se encuentran sucios y descuidados.

Sin duda, este “pequeño bolso” que guardamos en la cartera puede ser un foco infeccioso, donde se mezclan células muertas, bacterias y gérmenes que deterioran nuestra piel.

brochasmaquillaje.jpg

teprotejo.cl

Por otro lado, los artistas de maquillaje cuidan meticulosamente sus implementos y, desde luego, limpian sus brochas, pinceles y esponjas después de cada uso, para que se mantengan en buenas condiciones por mucho más tiempo, y  además, para ayudar la salud de la piel y a la correcta conservación del maquillaje.

Los especialistas del maquillaje conocen los nefastos efectos del descuido de sus implementos. Tanto bacterias como gérmenes causan daño al rostro, infecciones, irritaciones y brotes de acné. Como si fuera poco, las bacterias y hongos pueden traspasarse a nuestro maquillaje, afectando su textura y durabilidad.

Para evitarlo, es fundamental establecer una rutina de limpieza y desinfección para nuestras brochas y pinceles lo que, además de evitar daños a la piel, permitirá que éstos se mantengan como nuevos durante más tiempo.

Así lo afirma Marcial Fernández, representante de la marca de limpieza Excell, quien indica que todo depende del uso:

Ante un uso normal y personal, las brochas, pinceles y esponjas deberían lavarse, por lo menos, una vez cada dos semanas. Eso evitará que proliferen bacterias y hongos en ellas. Ahora, si estos implementos se comparten y usan por varias personas, el lavado debiese ser más frecuente, ojalá todos los días”.

Además de la limpieza, estos implementos son personales al igual que un cepillo de dientes, pues cada vez que otra persona utiliza nuestras brochas, se pueden contaminar con bacterias y hongos que habitan en su piel y aumentamos el riesgo de causar infecciones en la nuestra.

Sumado a esto, las brochas que necesitan un mayor cuidado son las que están en contacto con productos grasos o que contienen aceites, como correctores, delineadores de ojos y bases de maquillaje, pues su textura está diseñada para mantenerse aferradas a las superficies del rostro.

¿Cómo se pueden lavar las brochas?

Para eliminar los residuos de estos productos, es de suma importancia lavarlos con agua tibia, no caliente, pues dañará al pelo de las brochas.

La forma de lavarlas también es importante para no estropearlas. La mejor forma es mojándolas bajo la llave con agua tibia, cuidando que el agua caiga a favor de la dirección del pelo, pues eso evitará que se moje y se dañe la base del pincel.

Una vez humedecido el pelo, se frotan suavemente contra la palma de la mano. Luego se enjuagan hasta que no queden restos de pintura ni detergente.

perfectmakeup6.jpg

avemateiu.com

Al terminar la limpieza, hay que dejarlas secando en posición horizontal, sobre una toalla o papel que absorba el exceso de humedad. Dependiendo del grosor de la brocha, puede demorar varias horas en secar, por lo que es mejor dejarlas limpias en la noche para que estén listas en la mañana.

Toda esta tarea de limpieza dura pocos minutos y, con estos simples cuidados, mantendremos nuestras brochas y pinceles de maquillaje en excelente estado por mucho tiempo y nuestra piel se verá saludable, brillante y sana.